martes, 20 de agosto de 2019

El 3,6% de los hombres que llaman al Teléfono de la Esperanza tiene ideación suicida, frente al 2,4% de las mujeres.


Pedro Villanueva 


Publicado en Pamplona Actual

El 3,6% de los hombres que llaman al Teléfono de la Esperanza tiene ideación suicida, frente al 2,4% de las mujeres. Las causas de esta situación están más relacionadas con los problemas emocionales y de adaptación que con los de salud mental. En cuanto a la gravedad de esta idea, asociada a factores como los intentos anteriores de suicidio, las autolesiones o el abuso de alcohol y drogas, el 70% es de carácter leve; el 19%, moderada y el 11%, grave. Además, una de cada cuatro personas que llaman con ideación suicida informa haber tenido algún intento anteriormente. Ante esta realidad, Pedro Villanueva Irure (Pamplona, 1953), licenciado en Psicología, ha diseñado una herramienta que han probado setenta orientadores del Teléfono de la Esperanza de Pamplona y que, según afirma, permite “abordar la ideación suicida y sus características de forma más precisa y eficaz”. Todos estos datos y dicha herramienta forman parte de su tesis doctoral, defendida en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y calificada con sobresaliente “cum laude”.
 
El suicidio es un problema de salud pública que está tomando dimensiones preocupantes —indica Pedro Villanueva—. La Organización Mundial de la Salud insiste en que se debe actuar limitando el acceso a los medios utilizados y estableciendo programas de salud mental y de reducción del consumo de alcohol. Insiste también en la formación de los profesionales de la salud, en la responsabilidad de los medios de comunicación y en la identificación temprana de las personas en riesgo”.
 
En este contexto, las “helplines” o líneas de ayuda, como el Teléfono de la Esperanza, son organizaciones de ayuda repartidas en los cinco continentes, “con más de 100.000 voluntarios que cuidan de la salud emocional de las personas”. “Entre las llamadas que reciben, la ideación suicida está presente de forma significativa. Está demostrado que su actuación es eficaz y que la afectividad negativa de los llamantes y la ideación suicida se reduce en el transcurso de la llamada. Sin embargo, existe preocupación por la calidad y la carencia de sistemas de evaluación del riesgo de suicidio”, explica el investigador, que ha ejercido como psicólogo voluntario en el Teléfono de la Esperanza. En este servicio, comprobó “la necesidad de los orientadores de tener una formación específica y un instrumento que les ayudara en la intervención telefónica para actuar con una mayor eficacia”.
 
PERFIL DE QUIENES TIENEN IDEACIÓN SUICIDA

En su tesis doctoral, dirigida por los profesores de la UPNA Javier Fernández Montalvo y Alfonso Arteaga Olleta, Pedro Villanueva estudió el perfil del usuario del Teléfono de la Esperanza. “Los hombres que llaman con ideación suicida tienen una media de 44 años, son solteros y con trabajo, frente a las mujeres, cuya media de edad se eleva a los 49 años y se hallan en situación de desempleo. Estas llamadas se reparten casi por igual: el 52% de las mujeres frente al 48% de los hombres, lo que indica un cambio de tendencia en cuanto a una mayor petición de ayuda por parte de los varones”, añade el investigador, que constató un incremento de estas llamadas en verano, en horario de noche y durante los fines de semana.
 
Los sentimientos de fracaso y soledad, el sentirse atrapado y la falta de sentido se presentan con más frecuencia que la depresión u otros problemas relacionados con la salud mental —describe—. Los hombres, más que las mujeres, se sienten atrapados, tienen desesperanza y falta de sentido, además de abusar del alcohol y las drogas y presentar trastornos de personalidad”. Según su trabajo, los mayores de 50 años presentan más problemas relacionados con la enfermedad física, la depresión y la soledad y los menores de esa edad, mayor severidad en la ideación y más problemas psicopatológicos. “Cuando el sentimiento de fracaso o el de atrapamiento o la falta de sentido se dan junto a la depresión, el riesgo de suicidio se multiplica por dos”, apunta.
 
UNA HERRAMIENTA PARA EVALUAR EL RIESGO DE SUICIDIO

La herramienta diseñada por Pedro Villanueva, denominada ATENSIS (Atención en crisis), consiste en una base de datos que incorpora un proceso para evaluar el riesgo de suicidio, “identificando los factores de riesgo y evaluando todo lo que rodea a la ideación suicida, teniendo en cuenta las escalas de medida más actuales y las teorías más relevantes sobre la conducta suicida y ofreciendo pautas de intervención, así como la conectividad con el 112 a través de SMS”. “El proceso de evaluación se concreta de la siguiente manera: identificación de los factores de riesgo y señales de alarma y si existe o no ideación suicida -señala-. En caso positivo, se analiza la ideación, su gravedad y su intensidad; se explora también si ha existido conducta suicida anteriormente y la letalidad de los intentos, así como las razones para morir y aquellas para vivir. Finalmente, se ofrece el nivel de riesgo de suicidio clasificado como bajo, moderado, alto y muy alto y se orienta sobre la actuación adecuada al riesgo”.
 
Los setenta orientadores del Teléfono de la Esperanza en Pamplona, previamente formados en conducta suicida y en el manejo de esta herramienta, la utilizaron, tomando una muestra de llamadas con ideación suicida entre febrero de 2016 y agosto de 2018.
 
Esta tesis doctoral aporta conocimiento para una intervención terapéutica que, por un lado, puede realizarse por parte de los orientadores de las ‘helplines’ que cuenten con una formación adecuada en aquellos factores de tipo emocional asociados a la ideación suicida, y facilitando también la mediación en otras circunstancias relevantes, como el aislamiento. Por otro lado, la identificación de los factores asociados permite a los profesionales abordar la ideación suicida y sus características de forma más precisa y eficaz. Propone, igualmente, un marco de actuación para las ‘helplines’ basado en tres ejes: la formación de su personal sobre la forma de actuar eficazmente ante este tipo de llamadas, teniendo como objetivo último la seguridad de las personas; la incorporación de sistemas de evaluación del riesgo de suicidio y de comunicación para trabajar en red con los diferentes agentes sociales, incluyendo la red pública de salud y los servicios de emergencia; y, finalmente, la puesta en marcha de sistemas de seguimiento, tratamiento y derivación”, concluye.
 
BREVE CURRÍCULUM

Pedro Villanueva completó una carrera profesional de 36 años en Caja Navarra, donde permaneció entre 1968 y 2004, periodo en el que también se licenció en Ciencias de la Educación en la Universidad de Navarra y cursó un título propio de Experto en Márketing en la UPNA y un Programa de Dirección General (PDG) en el IESE.
 
A partir de entonces, continuó su formación universitaria. Así, se licenció en 2008 en Psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en la especialidad de Orientación Clínica; cursó en 2015 el Máster Universitario en Metodología de las Ciencias del Comportamiento y de la Salud, impartido por las universidades Autónoma de Madrid, Complutense y UNED; y realizó en 2011 un título propio de Experto en Logoterapia por la Universidad de Comillas. Finalmente, este año se ha doctorado en Psicología en la UPNA.
 
En cuanto a su experiencia docente, Pedro Villanueva ha impartido formación en la Asociación Española Clínica Cognitivo Conductual (2010-2016) y, sobre prevención e intervención en conducta suicida, en el Instituto Navarro de Administración Pública (INAP) (2014-2015), en el Teléfono de la Esperanza (2013-2019) y en otras entidades (2013-2019). Además, ha sido voluntario con grupos de jóvenes en La Providencia y Nuevo Futuro y ha ejercido como psicólogo voluntario en el Teléfono de la Esperanza y en la asociación Besarkada-Abrazo.





sábado, 17 de agosto de 2019

CON OTRAS GAFAS / Llorando frente al mar




La imagen de un hombre solitario, sentado, mirando al mar en un apacible atardecer de verano ha recorrido las redes sociales y ha 'subido' a las webs de diversos medios de comunicación en los últimos días. El periodista malagueño Santi Souvirón caminaba por el paseo marítimo en Málaga cuando le llamó la atención la figura del hombre sobre la silla en medio de la playa vacía, encuadrado por los tonos azules y anaranjados de un cielo al que se asomaba una incipiente luna llena. Santi clicó en su móvil y se guardó la imagen, pero una historia inesperada le aguardaba en la orilla del mar. 

El periodista publicó el siguiente tuit el pasado 12 de agosto:

Primero hice la foto, me llamó la atención verle en la orilla mirando al mar. Fui hasta él por pura curiosidad. Al acercarme, lloraba sin parar. Es malagueño, emigró por necesidad y 34 años después ha vuelto a sentarse donde jugaba de niño. Me ha regalado el momento del verano.

El mensaje en Twitter ha sido retuiteado 6.200 veces y otras 29.100 personas hicieron clic en Me Gusta. El tuit y la imagen han sido compartidos por miles de personas atraídos por la sugerente imagen y la ternura de la historia que escondía. Santi Souvirón cuenta en una noticia publicada en el diario 'El Español' que estuvo hablando con el hombre, un anciano cercano a los 80 años, pero prefiere no dar más detalles de su emotiva peripecia vital. El reportero dejó atrás la playa con una mezcla de "alegría" y "tristeza". Como la vida del hombre que lloraba frente al mar.


Leer más:

jueves, 15 de agosto de 2019

Hablar de sexualidad masculina con naturalidad





Eduardo Costa
Coordinador del Taller 'Sexualidad masculina'
Hoy en día los hombres somos libres con respecto al sexo, eso es por todos sabido. Sin ir más lejos podemos hablar del tema perfectamente en casi cualquier situación, pero… sólo para bien, para alardear y jactarnos. ¿Acaso alguien ha escuchado alguna vez a un hombre hablar de sus problemas sexuales? ¿Será que no tenemos dificultades, miedos, frustraciones o dudas en ese campo?
Lo que en realidad es algo tan complejo como la sexualidad masculina, la sociedad y nosotros mismos lo reducimos a la mínima expresión. En la introducción de su completísimo libro 'El cerebro masculino' la psicóloga Louann Brizendine contaba que al anunciar la temática de su futura publicación, sus compañeras y compañeros de profesión bromeaban diciendo «¡Pues será un libro muy corto! Más bien un folleto». Esa obra tiene más de 350 páginas.
Y así estamos los hombres en pleno siglo XXI, afrontando la sexualidad desde la idea absurda de que somos seres que siempre debemos tener ganas de sexo y no hace falta erotizarnos de ninguna manera. ¿Y aquel que tiene problemas? Ese se lo calla porque, ¿cómo en la sociedad actual un hombre va a buscar ayuda si eso mismo le hace sentirse menos hombre?
Y no es una idea banal. Si repasamos el vocabulario “de la calle” de las disfunciones sexuales, al que no tiene erecciones se le llama “impotente”. Si no alcanza las expectativas eróticas porque pudo sufrir eyaculación precoz o porque está inapetente por lo que fuera, se le dice “que no cumplió como hombre” o que no funciona en la cama. De todo esto, lo peor es que no hace falta que nos lo diga nadie, nosotros mismos somos nuestro propio enemigo. ¿No es dramático? ¿No es demasiada presión? ¿No hay solución?
Sí, es demasiada presión y el estrés producido por una insatisfacción sexual por rendimiento y ejecución conduce a los hombres a evitar el sexo y a sus parejas sin dar explicaciones, a caer en profundas depresiones, a conductas asociales autodestructivas, a un aislamiento y a una espiral de la que es muy difícil salir que puede desembocar en dramáticas actuaciones. El sexólogo Albino Contreras lo sentencia en su libro “Hombre Y Sexo: La respuesta sexual masculina y sus disfunciones” «Más de la mitad de los pacientes presentan depresión, que puede llegar a ser profunda en el doce por ciento de ellos»
Por eso, el Teléfono de la Esperanza de Málaga ha preparado un taller sólo para hombres en el que nos podremos juntar para hablar libremente y sin complejos ni miedos sobre sexo, para ampliar nuestra perspectiva y alcanzar una sexualidad masculina sana, natural y real. Lejos de roles o imposiciones, desde nosotros, para nosotros y para la sociedad. Asumimos como propias las palabras que Fernando Villadangos López, cita en su obra: “Sexualidad masculina: ¿Hombres o titanes?” «Algo que puede parecer tan sencillo, y que podría sernos de mucha ayuda a los hombres es el hecho de atrevernos a hablar acerca de nuestra sexualidad»
En el taller nos replantearemos el papel que juega el sexo en nuestra vida, haciéndonos reflexionar y decidir por nosotros mismos.

Qué es y en qué consiste el sexo para ti
¿Qué es para mí el sexo? ¿Qué busco cuando “busco” a mi pareja sexual? ¿Qué deseo encontrar y conseguir? Nunca nos hemos planteados qué papel juega el sexo en nuestra vida y en nuestra relación sentimental. Nosotros nos adaptamos al sexo que creemos que debe ser el bueno, en vez de encajar a nuestra entidad como pareja el sexo que nos engrandezca a los dos. Saber qué es para ti el sexo independientemente de lo que diga la sociedad, es un paso hacia delante imprescindible que cambiará a mucho mejor la percepción de ti mismo, de tu cuerpo y de tu pareja.

Calidad vs cantidad
A la hora de pensar en sexo con nuestra pareja siempre se nos escapa plantearnos en si seremos mejores que su anterior partenaire o si los vecinos se habrán enterado ya quiénes son los mejores amantes del bloque, concepto que Eduard Garcia Cruz en su manual “20000 tíos: Lo que no te han contado acerca del sexo y la mentalidad masculina” denomina “Cuantitofrenia” Es demasiado habitual. El hombre cuantifica sus hitos sexuales para compararse consigo mismo y con los demás. Todo sexólogo está harto de la pregunta “¿cuánto […] es lo normal?”
Deberíamos aprender a hacer que el momento sexual que estamos viviendo sea único por sí mismo, propio de la pareja, sin exigencias y sin demostraciones ni numeraciones. No debemos practicar sexo para después poder hablar de ello. Debemos hacerlo por y para nosotros y por aquella persona que comparte nuestros encuentros íntimos.

Mantener a ralla a nuestros enemigos del sexo
Cuando un hombre cree que ha fallado en el sexo le puede sorprender la Ansiedad sexual o de ejecución, que sufrirá a modo de estrés en el próximo acercamiento. Sentirá que debe dar lo mejor de sí para compensar su anterior “fracaso” lo que, sin duda, aumentará su nerviosismo. Un bucle temible al que José Bustamante Bellmunt dedica mucha atención en su libro “¿En qué piensan los hombres?” Debemos conocer qué formas se nos presenta ante nosotros la ansiedad sexual, cómo podemos afrontarla y qué otros enemigos sexuales se hacen pasar por amigos en nuestro día a día.

Sexualidad sana in córpore sano
El sexo es, entre otras muchas cosas, un ejercicio físico intenso que nos rejuvenece, mantiene nuestros corazones sanos y nuestros cuerpos ágiles, pero no lo puede todo. El deporte practicado con frecuencia nos ayudará a sentirnos mejor con nuestros cuerpos y será un muy buen momento para estar con nosotros mismos o en entornos amigables y positivos donde alejarnos del estrés del trabajo y de la ansiedad sexual y nos elevará las endorfinas.
Agraciarnos con una alimentación equilibrada y alejar de nuestros cuerpos el alcohol y el tabaco nos ayudarán a que nuestros organismos se tonifiquen y fortalezca a todos los niveles. Incluido el emocional y el sexual.
Mike Lousada y Louise Mazanti lo afirman en su obra “Sexo real” «No hay que practicar sexo para estar más sano, hay que estar más sano para practicar mejor sexo».

Falsos amigos: pornografía y expectativas
Cuando pasamos una fase en la que nuestro rendimiento sexual no es el que querríamos, es muy fácil caer en la tentación de probarnos a nosotros mismos que somos seguimos “siendo capaces”, por lo que entramos imprudentemente en la pornografía sin ser conscientes del gravísimo daño que está haciendo a nuestra sexualidad, porque, entre otros muchísimos males, nos hace generar dañinas expectativas irreales e incluso llega a afectar a nuestro subconsciente generando estímulos supranormales: escenas y entornos que nos estimulan más que el sexo real, haciendo que estar con nuestras parejas nos llegue a parecer aburrido y poco apetecible multiplicando, así, los efectos de nuestro problema. Un vistazo rápido al libro “Your Brain on Porn: Internet Pornography and the Emerging Science of Addiction” . de Gary Wilson es suficiente para no querer volver a entrar en una página erótica nunca más.

Recuerda: más que el sexo
A nuestros problemas de índole sexual les damos una importancia desmedida y le quitamos atención a otras facetas de nuestra personalidad que nos hacen sentir plenos, que aportan mucho en nuestro entorno social y que deberíamos valorar más. En otras palabras, cuando estamos sometidos a un problema sexual, nos olvidamos de todas nuestras virtudes.
El hombre debe recordarse a sí mismo que él no es sólo su respuesta sexual, es una persona completa que supera retos, que afronta una vida y que lucha por los suyos.

Trátate como tratas a tu mejor amigo de verdad
Esta frase no la he sacado de ningún libro. Esta es mía y es el mantra que yo me repito mucho y que quisiera llegara a trascender el taller. Trátate bien. Busca ser ese hombre que querrías tener como mejor amigo o hermano, al que le puedas contar tus problemas y te ayude a solucionarlos sin juicios, expectativas ni obligaciones. Que te perdona y te anima a seguir luchando para disfrutar de la vida y para seguir haciéndote feliz a ti y a los tuyos.

Taller 'Sexualidad masculina'

Inicio: 26 de septiembre de 2019. 19.30 horas

Coordinan: Eduardo Costa y Juan Sánchez


martes, 13 de agosto de 2019

10 puntos para aprender a cultivar la resiliencia en la vida





Hoy queremos hablar de resiliencia personal, pero ¿sabes lo que es la resiliencia?. Una persona resiliente es la que tiene las suficientes fortalezas y recursos personales para hacer frente a las adversidades de la vida sin quedarse anclada en lo que sucedió aunque fuese un golpe injusto e inesperado en su vida.
Nuestro compañero, el psicólogo Juan Manuel Martín, facilitó anteriormente en el artículo 10 hábitos para construir resiliencia personal una serie de pautas para hacernos fuertes frente a los golpes que nos trae la vida.
Hoy os dejamos la entrevista a la psicóloga Teresa Baró en La 2 de TVE, en la que esta profesional detalla paso a paso el camino a seguir. La actitud de la persona es clave para sobreponerse y salir adelante, aunque esa ruta le traiga dificultades para salir de donde le ha situado la vida. Por contra, quedarse en la rumiación o repetición de frases como "yo no me lo merezco" solo sirven para quitarnos energía y dejarnos bloqueados. Aceptar la parte injusta de la vida es el punto de partida.

Leer más:
Resiliencia, actitud y felicidad: Vivir con optimismo para ser feliz

sábado, 10 de agosto de 2019

CON OTRAS GAFAS / Compasión frente a política ciega


La buena noticia que seleccionamos esta semana navega sobre el barco de la organización Proactiva Open Arms en forma de vidas humanas. Nada menos que 123 personas, entre ellas varias mujeres con embarazos en su fase final y dos decenas de niños, fueron rescatados en el Mediterráneo la semana pasada. Posteriormente, se evacuó a dos embarazadas a hospitales. Todas ellas, en si mismas, son una buena noticia. Si no nos acostumbramos a las frías cifras, valoraremos que gracias a los voluntarios de la ONG, estas personas que huyeron de Libia han evitado engrosar la lista de muertos en nuestro Mare Nostrum. Solo en 2019, ya han perdido la vida tras naufragar 578 hombres, mujeres y niños. La ruta por mar más peligrosa del mundo para los inmigrantes a los que no se les ofrecen vías seguras, no está en un lejano país sin desarrollar. Está aquí mismo, en el Mediterráneo.
Por contra, la oscura sombra de está buena noticia, cargada de solidaridad, generosidad y compasión, la escenifican los líderes políticos de la Unión Europea. Algo tan sencillo como es rescatar a un grupo de personas en peligro en cumplimiento de los tratados y convenios de protección de los derechos humanos, la ley natural del mar o razones humanitarias, se ha alargado ya durante nueve días por razones puramente políticas de los diferentes actores en juego. Malta, Italia, España y la Comisión Europea -cuya presidenta anuncia un nuevo pacto sobre la llegada de inmigrantes en el mar, pero a partir de noviembre- esquivan soluciones reales e inmediatas para estas personas. Exponen su muestrario de argumentos de estrategia política de corto alcance sin tener en cuenta que se ha llegado a esta situación por falta de acciones políticas globales que aborden las vías seguras para la inmigración y los acuerdos con los países de origen. La ONU aprobó en diciembre pasado un pacto global por las migraciones y el derecho al refugio. ¿Qué se ha hecho?
La secuencia de actuaciones de las políticas de la UE respecto a la llegada de immigrantes o refugiados por el mar conduce a la situación actual de incertidumbre. Se abandonó, hace ya años, una operación de rescate coordinada, dejando a los países del sur la responsabilidad de rescatar ellos a los tripulantes de las frágiles embarcaciones, lo que motivó la reacción de Italia, desbordada, y la posterior política de puertos cerrados de ese país y de Malta, que abre y cierra sus puertos de forma intermitente. La UE derivó los rescates a ONGs y, finalmente, también se ha decidido hostigar e impedir el encomiable trabajo de estas organizaciones mediante las amenazas de detenciones y multas. Cualquiera que lea estas líneas interpretará que "ni comen, ni dejan comer".
Nadie puede explicar a las personas que han huido desesperadas de sus países y, en muchos casos, han sufrido explotación laboral, torturas y violaciones en Libia porque razón llevan nueve días sin arribar a un puerto seguro. No entenderán porque la UE firmó un acuerdo con Libia para devolver a ese país en estado de guerra a inmigrantes rescatados en sus aguas territoriales.
Tampoco ninguno de los 121 que siguen navegando podrán entender como es posible que otro país europeo -Malta- ofrezca el rescate de solo 29 personas, los rescatados este sábado por el 'Open Arms'.
En el frente de la solidaridad, Oscar Camps, fundador de Proactiva Open Arms aseguró este sábado en Lampedusa que "ningún político evitará que protejamos la vida humana en el mar". Camps estuvo acompañado por el actor Richard Gere que el viernes suministró víveres al barco de la organización catalana. Gere mostró su estupor porque se pueda perseguir a organizaciones por el hecho de salvar a personas en peligro de morir ahogadas.
Las ONGs piden compasión en forma de grito por los que no tienen voz. Las organizaciones Medicos Sin Fronteras y SOS Mediterraneé han rescatado este fin de semana a otras 160 personas en el corredor central del Mediterráneo. Los diferentes barcos de salvamento humanitario desafían a los gobiernos, sobre todo a los de Malta, Italia y España, para que 300 personas puedan pisar el pavimento de un puerto seguro. Cuando eso ocurra, la pelota volverá del campo del humanitarismo al de la política. Se decidirá como acogerlos. Pero, ¿hay alguien ahí?

Leer más:



jueves, 8 de agosto de 2019

Etapas a superar y mitos que no ayudan en un proceso de duelo


Foto: http://psicoclinic.net


Aurelia González
Psicóloga voluntaria en Teléfono de la Esperanza

Mi hijo ha fallecido hace seis meses y aún no puedo creerlo.

Mi marido ha muerto y aunque estuvo 8 meses muy enfermo, me resulta muy dolorosa la vida.

Mi negocio ha quebrado y he perdido la casa, pienso que mi vida no tiene sentido.

Me he jubilado hace tres meses y a pesar de que llevaba mucho tiempo deseándolo, ahora me siento vacío.

¿Qué tienen en común todas estas situaciones, a pesar de ser circunstancias muy diferentes?
Todos estos acontecimientos son sucesos que le pueden ocurrir a cualquier persona a lo largo de la vida. En todas ellas es necesario pasar por un proceso de adaptación. Adaptación a la nueva situación que exige que se produzcan “cambios psicológicos, conscientes e inconscientes”, y es a lo que se denomina “proceso de duelo”.
Por lo tanto, el duelo humano, “es una reacción adaptativa natural, normal y esperable ante la pérdida”, fundamentalmente la de un ser querido. “Aunque el duelo no es una enfermedad” (Poch, 2003), es un acontecimiento vital estresante de primera magnitud. Es un procesono un estado, en el que el doliente atraviesa una serie de fases o tareas que si se llevan a cabo conducen a la superación del acontecimiento vivido.
Afecta a todas las áreas de la persona (Worden, 1997). Los síntomas más comunes son:

En el área cognitiva. Incredulidad, preocupación y alucinaciones

En el nivel conductual. Trastornos de sueño, de alimentación y aislamiento social

En el nivel emocional. Tristeza, enfado, culpa y ansiedad

En lo orgánico. Vacío en el estómago, opresión en el pecho, sensación de despersonalización y falta de energía




Existen numerosas teorías sobre la elaboración de duelo, pero nos vamos a centrar fundamentalmente en el 'Modelo de tareas' de Worden (1982). Se trata de un modelo que plantea el proceso como algo activo, algo que la persona doliente puede hacer para adaptarse a una vida en la que el ser querido no está. Es un modelo de esperanza.

Estas tareas son:
a) Aceptar la realidad de la pérdida
b) Experimentar el dolor de la pérdida
c) Adaptarse a su medio, en el que ahora falta el ser querido
d) Volver a encontrar sentido y satisfacción en la vida desde la persona que falta

Todos estos síntomas y tareas se van sucediendo a lo largo del tiempo de forma natural y a eso se le denomina duelo normal. Pero cuando la intensidad y la duración de dicho proceso es mayor y limita la vida de la persona, se clasifica como duelo complicado, pudiendo llegar a duelo patológico.

Desenmasacarar mitos

Cabe destacar que existen una serie de mitos en relación con el proceso de duelo que es conveniente desenmascarar. Estos mitos al ser creídos por un número importante de personas producen en el doliente un mayor sentimiento de incomprensión y dolor. Los mitos más comunes son:

El tiempo lo cura todo. La realidad es que lo que ayuda a evolucionar es el trabajo personal que se realiza a lo largo del tiempo, no el tiempo en sí mismo.

El duelo dura de seis meses a un año. La realidad es que muchas personas a los seis meses empiezan a salir de shock o de la negación de la pérdida. Para algunas personas el segundo año es aún peor, porque ya conoce por lo que va a pasar y el grado de sufrimiento que conlleva.

Hacer el duelo es despedirse. La realidad es que la persona no debe desvincularse nunca del ser querido; si bien se pueden despedir de una parte, es decir de la parte física, la que ya no está presente, de la dependencia emocional; pero no de aquello que se ha vivido y que va a permanecer siempre en el recuerdo.

Escribir una carta a su ser querido. Escribir suele ayudar a liberar sentimientos y poner los pensamientos en orden. Pero es importante comprender en qué momento del proceso se encuentra cada persona, pues si no es el adecuado la persona se puede sentir fuera de lugar.

El dolor es mejor vivirlo en soledad. No es adecuado expresar el dolor. La realidad es que cada persona debe elegir a quien y con quien quiere compartir su dolor, sus emociones, pero el apoyo social y la expresión de sentimientos es un buen predictor de superación de duelo.

El duelo en niños

Quiero hacer especial hincapié en el duelo de los niños. Cuando hay un niño que ha sufrido una pérdida importarte, las personas mayores tienen un doble sufrimiento, porque al suyo propio se añade la angustia que produce el dolor del menor. En general, los niños tienen una mayor resistencia a la frustración ante las pérdidas importantes.
Hay que reseñar que la muerte se valora de forma diferente según la edad del niño. A los 5 años, no supone una emoción intensa, no se tiene conciencia de lo que ha sucedido. Entre los 5 y los 8 años, entienden la irreversibilidad y universalidad de la muerte. Ya temen la muerte de sus seres queridos y desde los 9 u 11 años a la adolescencia, se acerca al duelo más como un adulto y con la conciencia más clara del significado que tiene la muerte.

Teniendo en cuenta estas características, es importante:
  • Ayudar al niño para que el dolor no sea una amenaza ni un sufrimiento, si no un sentimiento adecuado al momento por el que se está pasando.
  • No intentar que desaparezca el dolor de forma inmediata, es importante permitirle que siga su propio proceso.
  • Legitimizar sus sentimientos, no decirle “no pasa”, “no estés tristes”. Es bueno que el niño aprenda a identificar esos sentimientos y que pueda expresarlos.
  • Sobre todo, ser sinceros, coherentes con las propias creencias y contar el suceso de la muerte como una historia, adaptada a la madurez del niño.
  • Dejarle participar de los rituales, es decir, dejarle participar del proceso, adaptado a sus necesidades.
Muchas veces el apartar a los niños de los rituales, tiene más que ver con las angustias de los adultos que con las propias del niño. Y sin embargo, con ese comportamiento se le está privando al menor de ir adaptándose a las adversidades de la vida y poder madurar de forma adecuada.


martes, 6 de agosto de 2019

Calendario de cursos y talleres que iniciamos en el mes de septiembre



El Teléfono de la Esperanza de Málaga retomará el próximo mes de septiembre la impartición de talleres y cursos dirigidos a mejorar la salud emocional de las personas. Uno de ellos está enfocado a abordar una situación de crisis personal y el resto ofrecen herramientas para conocerse mejor, aumentar la autoestima personal y crecer en diferentes campos de la vida.

Fechas de  inicio de los cursos y talleres
Septiembre de 2019

19 de septiembre. Inicio del Taller 'Elaboración de duelo'. Aurelia González coordina esta actividad en la que los participantes aprenden a reconocer cuales son sus sentimientos tras la pérdida de un ser querido, trabajan para aceptarlos y vivir las diferentes etapas del proceso.

Información sobre la duración, horarios e inscripción

19 de septiembre. Juan Sánchez coordina esta nueva edición del curso 'Desarrollo personal'. Se inicia el jueves 19 en nuestra sede. Continua los días 20, 21 y 22 en régimen de internado en su primera parte. La segunda se imparte a lo largo de 10 sesiones semanales. Este curso solo lo pueden hacer las personas que previamente hayan completado el curso 'Conocerse para crecer'. Se profundizará en técnicas y recursos para el desarrollo personal, facilitando el equilibrio de los participantes y su disposición a ayudar a otras personas.

Información sobre la duración, horarios e inscripción

23 de septiembre. Grupo de desarrollo personal 'Pensamiento positivo'. José Portillo guía a los inscritos en este grupo a aprender a conocer como funciona nuestro pensamiento. Sorprende descubrir y vivir en persona como la forma en la que pensamos en nuestro día a día  determina la calidad de vida en gran medida, creando bienestar y satisfacción o generándonos sufrimiento si nos habituamos a una forma de pensar errónea.

Información sobre la duración, horarios e inscripción

26 de septiembre. Taller 'Sexualidad masculina'. Ponemos en marcha una nueva actividad dirigida a hombres que quieran aprender a conocer más su sexualidad, tanto la física como la emocional. Se propone hacer posible vivir una sexualidad libre y auténtica en la que los hombres puedan ampliar perspectivas y horizontes y, entre otras cuestiones, sepan como desahcerse de toxicidades y comportamientos dañinos. Eduardo Costa y Juan Sánchez son los responsables de coordinar.

Información sobre la duración, horarios e inscripción

sábado, 3 de agosto de 2019

CON OTRAS GAFAS / Capacitadas para la vida religiosa


Marie Angie, Camille y Geraldine. Foto: https://www.vaticannews.va/es

"Para las personas con Síndrome de Down los cambios son difíciles, pero cuando la vida es muy regular, logran gestionarla bien". Quien así se expresa es Line, una mujer francesa que a mitad de los años ochenta soñaba con ser religiosa. Quería ingresar en un convento y que también pudiera dedicarse a la vida contemplativa su amiga Valeria, una chica con Síndrome de Down. En aquellos años, la joven Line visitó a congregaciones religiosas femeninas que acogían a discapacitados, pero ninguna de ellas admitía a chicas Down con la inquietud de dedicar su vida a Dios. Las reglas monásticas y el Derecho Canónico no contemplan esa posibilidad.
Sin embargo, Line y Valeria no se rindieron y trabajaron día a día por hacer su vocación realidad. Su aventura espiritual y humana se inició en un apartamento con el apoyo de un pediatra y la participación de otras jóvenes. Posteriormente se instalaron en la ciudad de Tours donde consiguieron el apoyo del arzobispo para que se constituyeran como 'asociación pública de fieles'. Era el año 1990. Cinco años más tarde seguían viviendo en comunidad y se trasladaron a la ciudad  de Bourges a una instalación más grande, ya que más mujeres, varias de ellas con Síndrome de Down, siguieron los pasos de Line y Valeria que tomaron como referencia el camino espiritual de la santa Teresa de Lisieux y siguieron adelante. El apoyo del arzobispo de esa ciudad fue decisivo para que la solicitud de constitución de un instituto religioso de vida contemplativa avanzara en Roma. Finalmente el sueño de Line y Valeria se hizo realidad en 1999 cuando se aceptaron los estatutos de su congregación, denominada Hermanitas Discípulas del Cordero.



Al cumplirse veinte años de la creación de la congregación, la madre fundadora, Lina, explica que "para las personas con Síndrome de Down, los cambios son difíciles, pero cuando la vida es muy regular, logran gestionarla bien". "Han pasado 34 años desde que sentí la llamada de Jesús. He intentado conocer a Jesús leyendo la Biblia y el Evangelio", dice la hermana Veronica. Nací con una discapacidad llamada Síndrome de Down. Soy feliz, amo la vida. Rezo, pero estoy triste por los niños con síndrome de Down que no sentirán esta misma alegría de vivir".
Hoy ocho de las diez integrantes de la comunidad tienen el Síndrome de Down. Sus vidas transcurren entre la oración y el trabajo en talleres de cerámica, tejido y plantas medicinales. Comparten sus capacidades, son felices y aportan mucho a la comunidad desde su gran vida interior.  A veces en los momentos duros a los que tienen que hacer frente todas ellas. Como cuando acompañaron a una de las hermanas en los últimos momentos de su vida. Cuenta Line que acogieron este acontecimiento con serenidad, poniendo todo bajo la mirada de Dios. "Cuando a la mañana siguiente fui a su celda a hablar con ellas, la primera me dijo: 'Es el deseo del cielo'; la segundo me animó: 'Debemos resistir'. Tengamos fe". La realidad de este proyecto de vida, probablemente, ha superado al sueño que la joven Line persiguió en los años ochenta.




jueves, 1 de agosto de 2019

El arte de la escucha activa


Red de escucha
Foto: https://coraops.com


Antonio Morillas
Orientador del Teléfono de la Esperanza


Ring, ring… Suena el teléfono en la sala de orientación.

"Teléfono de la Esperanza, dígame ¿En qué puedo ayudarle?" contesta el orientador


Es un momento preñado de silencios. Abierto a múltiples posibilidades. Nunca se sabe. Al otro lado, puede responder una voz joven. O, quizás, sea alguien que encara en solitario su particular y postrero ajuste de cuentas con una dilatada vida. O, por qué no, ambas cosas a la vez: una persona joven que piensa seriamente en realizarlo, antes de que la propia existencia se lo demande. Pero, también, podría ser cualquier ser humano, sin distinción de edad, sexo, raza, creencia religiosa o ideario político, que simplemente siente ganas de hablar con otro ser humano. Un problema familiar, de pareja, de relaciones en el trabajo o con personas próximas. Los padres. Las madres. Los hijos…

Todo tipo de casos
Es tal la casuística que sería casi imposible clasificarla exhaustivamente. Tal la complejidad del ser humano y, por ende, de sus relaciones con los demás, que cualquier sorpresa es siempre posible en ese momento. Pero, ¿de verdad se puede atender a tanta diversidad de situaciones? ¿Cómo puede el orientador, sin saberlo de antemano, sin un segundo para reflexionar o consultar, improvisar su actitud ante la situación específica que se le presenta en ese momento preciso? La respuesta, común a estas dos preguntas, no puede ser otra que sabiendo escuchar. Manejando diestramente el “arte” de la escucha.

No es terapia
Lo primero que sabe un orientador es que no está allí para hacer terapia, aunque en ocasiones pueda ser sanador, parodiando a Jung, ese misterioso encuentro en que un alma humana acoge a otra alma humana, sin apenas tocarla. Simplemente, escuchándola. No oírla. Escucharla.
El orientador está presente. Aquí y ahora. Con todos sus sentidos y su atención contribuyendo a comprender lo que la persona, al otro lado del teléfono, le está queriendo transmitir. En ese instante, no existe nada más para él. Ni siquiera sus propios pensamientos, hayan sido invitados o no (intrusivos) a participar de ese momento. Si los hubiere, los deja pasar. No se enreda en ellos. No trata de dibujar un boceto anticipado acerca del sentimiento y/o la situación emocional del que llama. Como si ya se supiera, por intuición o anticipación, la historia completa de la persona. No hay juicio. Tampoco evaluación. Solo hay escucha… Siempre vuelve su atención hacia lo que le están comunicando. Observando detalles. Tonos de voz. Comentarios. Todo aquello que le permita captar información acerca de lo que realmente quiere transmitirle el llamante, cosa que no siempre coincide literalmente con lo que expresa verbalmente.
Es toda esta información, recogida de las palabras y actitudes del interlocutor, la que puede ayudar a que la escucha cumpla con su misión. No se puede olvidar que la mayor parte de la comunicación interpersonal pasa por la comunicación no verbal. Especialmente, lo relacionado con la mirada y los gestos del cuerpo. Evidentemente, eso no es posible captarlo cuando se trata de una llamada telefónica. Por tanto, la información acerca de la comunicación solo se puede descifrar mediante la plena atención a lo que cuenta, y como lo cuenta, el interlocutor.

Descubrir que siente el llamante
Sin embargo, la escucha no puede ser pasiva. No puede convertirse en un oír, sin más, lo que el otro me cuenta. Es, por el contrario, responsabilidad del que escucha descodificar toda la información que le llega a su oído, a través del auricular del teléfono. No hay más información que esa. Sesgada, probablemente, por la propia estructura psicológica del que emite el mensaje y la dificultad de transcribirlo al lenguaje oral. Si el orientador quiere interpretar correctamente las palabras y, también, los sentimientos que hay realmente detrás del que llama, debe escuchar activamente. Es decir, debe utilizar las destrezas aprendidas para indagar, con sumo cuidado y respeto, el auténtico significado de lo que el llamante quiere expresar y qué sentimientos hay detrás de la narración que hace del hecho que le preocupa.
En cualquier caso, si a solo esto se remitiera el orientador, obraría con destreza técnica, probablemente. Sin embargo, difícilmente podría llegar a penetrar en el mundo sentimental de la persona que quiere ser escuchada. Es en ese patio en el que la persona angustiada por su problema personal quiere, en el fondo, ser acogido y comprendido. Porque, sintiéndose comprendido en sus sentimientos, siendo abrazado en sus penas y alegrías, es como sacará energía para resistir hoy y esperanza para caminar mañana.

La compasión del orientador
Todo esto no es posible sin unas buenas dosis adicionales de empatía y de compasión, fruto ambas del entendimiento, profundamente enraizado en el orientador, de que al otro lado del teléfono hay otro ser humano, como él. Alguien único y tremendamente valioso. El orientador sabe bien que no le puede fallar. Que, cuando cuelgue el teléfono, esa persona debe irse con la sensación de haber sido comprendido. No puede volver a sentirse solo, incomprendido, en ese momento. Sin duda, es ésta la primera misión de un orientador. La terapia puede esperar…


El Teléfono de la Esperanza atiende a las personas que necesiten ayuda en cualquier punto de España, llamando al 717 003 717



martes, 30 de julio de 2019

5 artículos sobre salud emocional para leer en agosto


Foto: http://www.reinventhadas.com

'El tiempo de la esperanza'
el blog del Teléfono de la Esperanza de Málaga, sigue abierto durante el periodo estival, pero adapta sus contenidos al verano. Es un tiempo para descansar, tener más espacios para la familia y amigos y para uno mismo. El ocio y la diversión nos invitan a fluir, a vivir la vida y es posible también disfrutar de momentos de reflexión y cultivo del crecimiento personal.

Un grupo de voluntarios traerán aquí recomendaciones para conocernos mejor o abordar crisis personales. Varios de estos artículos anticipan el contenido de los nuevos talleres que ponemos en marcha en septiembre.

El jueves de cada semana, publicaremos un post dedicado a la mejora de la salud emocional.


Calendario para el mes de agosto

1 de agosto. 'El arte de la escucha activa'. Antonio Morillas, uno de nuestros orientadores veteranos, se adentra en lo que sucede cuando una persona llama al Teléfono de la Esperanza pidiendo ayuda. Escucha activa, respeto y compasión son las claves.

8 de agosto. 'Pérdidas, duelo y procesos de duelo'. Aurelia González, psicóloga voluntaria en el Teléfono de la Esperanza, aborda las pérdidas y procesos de duelo. La muerte de un ser querido es el momento de duelo por antonomasia en la vida de una persona, pero también pueden serlo otros episodios vitales como quedarse sin vivienda, tener que cerrar un negocio o sufrir la jubilación como un vacío. El duelo es “es una reacción adaptativa natural, normal y esperable ante la pérdida”. En septiembre iniciamos un 'Taller de elaboración de duelo'.

15 de agosto. Juan Sánchez y Eduardo Costa impartirán a partir de septiembre un nuevo taller dedicado a la sexualidad masculina. En este artículo, Costa adelanta varias de las cuestiones clave que se abordarán como el miedo a fallar en el sexo, la obsesión con la cantidad, los enemigos de la sexualidad o la importancia de estar sano para vivir una buena vida sexual. El taller propicia que los participantes puedan hablar de sexualidad de una forma libre, sana, natural y real. 

22 de agosto. 'Sé tu mismo. También cuando ayudas a los demás'.  Saber comunicar a los demás nuestros deseos, necesidades y sentimientos es muy importante, a pesar de haber sido educados para agradar a los otros. Esta situación inspirada por la educación nos lleva a bloquearnos, a no comprender lo que ocurre en nuestro interior y culpar a los demás de lo que nos pasa. Puede suceder que intentemos ayudar a otras personas y confundamos lo que necesitamos nosotros con lo que necesitan ellos. 

29 de agosto. '7 claves para conocer nuestras necesidades y expresarlas'. Separar los problemas de nuestros sentimientos y descubrir y vivir que no estamos obligados a satisfacer a los otros. A partir de ahí, iniciamos un camino para aprender a expresar con claridad cuales son nuestras necesidades.



Leer más. Los artículos publicados en julio