viernes, 9 de abril de 2021

Una mesa de trabajo integrada por la Junta de Andalucía, los responsables de salud mental y asociaciones abordará la prevención del suicidio

 



La necesidad de que las administraciones públicas dediquen una mayor atención y más recursos a la salud mental y, dentro de esta, a la prevención del suicido, es una reivindiación constante del Teléfono de la Esperanza desde hace años.

Esta semana en Málaga, se ha producido, por fin, la buena noticia de que las administración autonómica ha convocado a todo el sector implicado en la salud mental constituyéndose una mesa de trabajo en la que se analizarán los datos de suicidios e intentos de suicidio en la provincia -no hay que olvidar que la Organización Mundial de la Salud advierte de que hay se estiman unos 20 intentos por cada muerte- para trabajar en propuestas de prevención y asistencia a todas las personas que lo necesiten. En Andalucía, en el año 2018, que es el último en el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó datos, se registraron 653 muertes por este motivo.

Todos los investigadores en esta materia coinciden en que el aumento de suicidios se produce por múltiples causas dentro de un fenómeno complejo. 

La mesa de la prevención se constituyó bajo la presidencia de Patricia Navarro, delegada de la Junta de Andalucía en Málaga, que estuvo acompañada por los responsables políticos de materias como salud y familias, educación, políticas sociales, regeneración y justicia y protección civil.

Forman parte del grupo de trabajo el director de Unidad de Gestión Clínica (UGC) del Hospital Virgen de la Victoria y codirector del Plan Integral de Salud Mental de Andalucía, Javier Romero Cuesta; la coordinadora de Terapia Familiar Sistémica UGC de Salud Mental del Hospital Clínico y vicepresidenta Comité de Bioética de Andalucía, Leonor Ruiz Sicilia.

También la componen el psicólogo clínico y responsable de la Unidad de Suicidio del Hospital Costa del Sol, Miguel Guerrero Díaz; y Antonio Bordallo, de la UGC de Salud Mental del Hospital Universitario Regional de Málaga. 

El Teléfono de la Esperanza está presente en la mesa a través de su Juan Sánchez, su presidente, y cuenta con el apoyo de la psiquiatra Lucía Pérez, que colabora con nuesta asociación. Otras asociaciones con presencia son Afenes, que agrupa a los familiares de enfermos mentales, y Fundación Harena, con sus presidentas Carmen Sibajas y Angie Moreno.


LEER MÁS: https://bit.ly/3dGrxCw


martes, 6 de abril de 2021

Jóvenes cordobeses agradecen la ayuda recibida del Teléfono de la Esperanza




El Teléfono de la Esperanza de Córdoba he publicado el vídeo que acompaña a este post en el que varios jóvenes cordobeses, que han sido usuarios de nuestros servicio de orientación por teléfono, muestran su agradecimiento por la ayuda recibida. Los jóvenes valoran el hecho de haber sido escuchados sin perjuicios y atendidos en sus necesidades de compartir sus problemas personales.

viernes, 2 de abril de 2021

El arte de amar sanamente

 

  https://www.mentesenequilibrio.com/amar-sanamente



Esperanza Muñoz

Coordinadora del programa  'Entre Amigos' 

 

Todas las personas, mujeres y hombres, necesitamos amar y ser amados, comunicarnos afectivamente, ser reconocidos, valorados, vincularnos con alguien o algo. De ello depende nuestro equilibrio emocional.

En esta ocasión, nos centraremos de forma especial en las relaciones de pareja.

Cabría entonces preguntarnos: ¿Qué es el amor? Erich Fromm en su libro 'El arte  de amar', nos dice: "El amor es un arte y, como tal, una acción voluntaria que se emprende y se aprende, no es una pasión que se impone contra la voluntad de quien lo vive. El amor es decisión, elección y actitud".

El amor es una vivencia universal, existencial que se experimenta como algo transcendente. Es transcendente porque nos incita a salir de nosotros, a querer conocer, acercarnos al otro ser y tener deseos de compartir con esa persona nuestros momentos, proyectos e incluso nuestra vida.

Es un conjunto de vivencias en el que se interrelacionan y activan las emociones, el pensar, el sentir y el actuar del ser humano.

La dificultad de vivir el amor, se debe a dos aspectos:
a) FALTA DE AMOR A UNO MISMO.
b) NO SABER DAR Y RECIBIR AMOR en relación con los demás.

Falta de amor a uno mismo

Amarnos significa reconocer nuestra dignidad de personas y el derecho a vivir en condiciones de dignidad, reconociendo nuestras cualidades, con nuestros límites, nuestra historia y nuestro ritmo de desarrollo.

La persona que no se ama, tiene dificultades para aceptar ser amada gratuitamente. Como no se considera digna de amor, no se cree que la amen, y tiene un miedo constante a que la abandonen.

Alguien que no se percibe como digno de amor, fácilmente crea dependencia de quien se lo ofrece.

Para plantearnos un amor sano, hemos de preguntarnos:
¿Qué tal está la relación con nosotros mismos?

Esta relación depende como nos hemos construido a partir de nuestra historia familiar y relacional, a partir de nuestra infancia más temprana.

Nuestra construcción se realiza a partir del AMOR. Si ese amor ha faltado en la infancia, y no ha habido desarrollo desde la afectividad, se funciona desde la CARENCIA. Entonces nos movemos desde la BÚSQUEDA DEL AMOR. Por tanto, hay que hacer un trabajo para descubrir y curar esta carencia. Este trabajo debe hacerse acompañado por un profesional o por orientación adecuada y es un camino hacia el propio descubrimiento cuyos resultados, adecuadamente encajados e integrados nos permite saber mucho más de nuestras emociones y forma de reaccionar.

En todo ese proceso hemos construido un concepto de nosotros mismos. De nuestra valoración  o estima depende en gran medida la forma en que nos relacionamos.

Problemas derivados de la falta de autoestima:

Dificultad para vivir el amor

Problemas en relaciones interpersonales

Carencia afectiva

Tristeza y cólera

Soledad, aislamiento, dificultad para vincularse

Vida sexual y afectiva: inhibiciones, desconfianza, no sabe aceptar el cariño del otro

La persona se siente vacía, desvalida, al no permitirse recibir

La dificultad en recibir, conlleva una dificultad en dar porque, al no permitirse recibir, la persona se siente continuamente carenciada y vacía.

Dar y recibir amor

¿Qué errores solemos cometer en nuestras relaciones amorosas?


Depender afectivamente de otro

-        Comunicarnos con ironía, crueldad

-        Chantaje emocional

-        Resentimiento

-        Ignorar al otro

-        Ideas irracionales, idealización,

-        Infravaloración de uno o del otro

-        Expectativas irreales, mitos

-        Invadir el espacio del otro, dejarse invadir

Por otro lado el PROCESO DEL AMOR, vivido de forma sana ayuda a las personas a un camino de crecimiento personal, abriendo nuevas perspectivas de libertad y creatividad.

Llegados a este punto, hemos de definir el llamado ESPACIO PERSONAL:

Antes que pareja, somos persona.

Cada uno de nosotros tiene una vida única, un camino que recorre de una u otra forma, y que es estrictamente individual (de cada individuo). Nos acompañamos en ese camino por otras personas: pareja, familiares, amigos… pero las experiencias son únicas para esa persona, aunque sea compartida, nadie puede sustituirla.

Cada uno tenemos nuestro espacio en el mundo.
Hemos de respetar nuestro propio espacio y el de nuestra pareja.

 

EL ESPACIO PERSONAL es un espacio propio, un espacio donde estén reflejados nuestros intereses, necesidades, deseos, motivaciones… y en el aspecto físico, es la distancia con la que nos relacionamos con otros.


                                                        https://www.facebook.com/Cataleyajoyas/posts/


Vamos a describir 3  formas de relacionarse las parejas:

 

Inclusión

En el modelo de inclusión, una persona siente que está incluida en el espacio de la otra, o que abarca a la otra, la engloba en el suyo. En este modelo se toma poco o nada en cuenta el espacio personal propio al margen de la pareja, sobre todo por quien se siente incluida en al espacio del otro/a.

Suele haber falta de sentido de identidad y dificultad para saber quién soy, qué quiero, qué deseo hacer, qué me gusta. La persona incluida tiende a definirse en relación a la pareja a la que pertenece.

La persona incluida, cuando no está de acuerdo con ese rol, muestra queja, hostilidad… y aunque reconoce su responsabilidad en encontrarse así, no deja de hacerlo, porque responde a lo que se espera de ella (suele ser una mujer) según los valores tradicionales. También hay parejas en que sea el hombre el que se siente incluido.

Este modelo favorece las relaciones de dominante-dominado/a. siendo la actitud de la persona incluida, de víctima y de la inclusora, de dominadora u opresora.

Esta pareja puede funcionar bien si ambos lo aceptan y ofrece una sensación de pseudoseguridad en que se produce una dependencia mutua. No puede existir uno sin el otro, opresor sin oprimido y viceversa y se rompe cuando generalmente el incluido reclama un espacio propio, entonces el incluyente empieza a sentirse abandonado. Esto puede desembocar en una ruptura o en un REMODELACIÓN DE LA PAREJA, si ambos tienen interés en continuar juntos.

 

El modelo fusional utópico

El modelo fusional utópico es el modelo idealizado que se propone durante el enamoramiento: "Los dos somo uno", el modelo de la media naranja. La fantasía del vínculo sería: los mismos gustos, los mismos deseos, los mismos ritmos corporales, los mismos amigos…

Esta sensación se puede vivir en momentos concretos, pero no como modelo de vida. Querer que se comparta el espacio al 100% esperando una armonización completa, sin roces ni fisuras, es una idealización.

Las personas que buscan este tipo de vínculo, cambian frecuentemente de pareja en una búsqueda infructuosa de esa perfección, o están continuamente insatisfechas porque el modelo no se cumple.

 

Modelo de interdependencia

Este  modelo supone que hay espacio personal no compartido y espacio personal compartido. Es una relación más igualitaria.  Es el modelo más propuesto en la actualidad.

Aunque este sea el modelo aceptado racionalmente, el que hemos tenido como modelo, es el de fusión. Por ello podemos ver expresiones como: "Estoy de acuerdo con que vayas a comer con tus amigos (racional), pero no lo puedo soportar (emocional)" y esto puede verbalizarse  o silenciarse, pero se manifiesta a través del mal humor y el enfado.

Cada pareja debe crear un modelo, su propio modelo, porque hemos aprendido a vincularnos como el modelo de inclusión (modelo de nuestros padres), soñamos con el de fusión (el de las historias, cuentos…), pero nos es difícil relacionarnos con el de interdependencia.

Y una vez explicadas estas formas de relacionarse las parejas, hemos de retomar la importancia de AMAR  Y SER AMADO.

Hay muchas cosas en la vida que no son explicables, como el amor, el sentido de la vida, la belleza o las cosas más espeluznantes que puede realizar el hombre y esto no lo puede explicar la ciencia.

De igual modo que hemos de respetarnos a nosotros mismos y conocer cual es nuestro espacio y aprender a respetarlo, también hemos de tener en cuanta que para que exista una relación amorosa, ha de tomarse la DECISIÓN DE AMAR, y esta decisión supone que no se puede estar pasando por una balanza todo lo que se hace, sino que ha de partir de una actitud generosa, dativa, que nos eleva y transciende para contactar con lo más sagrado de nosotros mismos, aquello que nos recuerda nuestra procedencia y lo que somos capaces de hacer si así lo decidimos, por encima de orgullos e inútiles deseos de ganar batallas.

En este proceso de apertura al amor, la mirada es muy importante. LA CALIDAD DE UNA RELACIÓN CAMBIA SEGÚN LA FORMA EN QUE NOS MIRAMOS. ¿Cómo miramos a nuestros semejantes, a aquellos que nos rodean?

Actualmente vivimos en un mundo en que se nos potencia todo lo nuestro, se nos dice por todos sitios que somos lo más importante, que nos merecemos el mejor coche, el mejor reloj, la mejor casa. Por otro lado estamos continuamente expuestos a la opinión de otros con los medios tecnológicos actuales. Las noticias son devastadoras en muchas ocasiones.

Todo esto nos hace mirar al mundo de forma distorsionada, añadido a que  cada uno de nosotros hemos creado un manual de instrucciones de como funciona y debe funcionar el mundo.  Y cada uno tenemos el nuestro, por lo que cuando nos encontremos con el otro, cada uno expondrá y manifestará el suyo.

Este encuentro seguramente nos servirá para confrontar asuntos propios que podemos mejorar gracias a la ayuda, a tener enfrente a otro ser, que es diferente a nosotros y que en el caso de pareja, nos atrae y resulta un misterio a veces maravilloso y otras desconcertante.

Por ello tendremos que estar atentos a no hacer etiquetajes que limiten su crecimiento y el derecho a que pueda modificar actitudes.

La convivencia nos puede evidenciar que es necesario revisar nuestro manual, pues hay otra persona que nos muestra otra forma, otra posibilidad.

¿Como podemos valorar los aspectos personales de los otros?

Recordando lo maravillosas que pueden ser las personas, mirándolas más allá de las desavenencias y desacuerdos.

¿Entonces, espero a que me quieran o empiezo a querer?

Si conectamos de nuevo con el ser profundo que somos, recordaremos nuestra conexión con el AMOR Y POTENCIAL QUE SOMOS.

Tanto si tenemos pareja y están surgiendo las dificultades de la convivencia, falta de ajuste o de visiones, como con nuestra familia, con amigos, conocidos, compañeros o como actitud ante el mundo, PODEMOS DECIDIR AMAR. Nuestro cambio de actitud hará que quienes conviven con nosotros también cambien la suya.

Podemos decidir en todo momento y ser responsables de nuestras decisiones y comportamientos.

Terminaremos como empezamos: ¿Qué es el amor?

“El amor es un arte y, como tal, una acción voluntaria que se emprende y se aprende, no es una pasión que se impone contra la voluntad de quien lo vive. El amor es decisión, elección y actitud”.

 

Fuentes: 

Erich Fromm : “El arte de amar” y Fina Sanz: “Los vínculos amorosos”

 

 


lunes, 29 de marzo de 2021

Jesús García Toribio, un psicólogo a la escucha activa desde 1977



Jesús García Toribio, profesional de la Psicología, participó el pasado 17 de marzo en el espacio 'Estamos a tu lado', en el que Manuel Montes, orientador del Teléfono de la Esperanza, y Juan Sánchez, presidente, conversan con diferentes voluntarios sobre su trayectoria y de cuestiones relacionadas con la salud emocional.

García Toribio ha desarrollado una vasta labor en consutas, coordinación de la formación de los voluntarios e impartición de cursos y talleres. Durante décadas ha formado en el arte de la escucha activa a la que "no es un tanto una técnica como un actitud de apertura al otro, empatizar y saber comprender el momento de crisis por el que pasa".


En el enlace de abajo podéis escuchar el programa que tiene una duración de 23 minutos.


'Estamos a tu lado' con Manuel Montes, Juan Sánchez y Jesús García Toribio

Escucha activa en el Teléfono de la Esperanza

sábado, 27 de marzo de 2021

El Teléfono de la Esperanza celebra hoy el Día de la Escucha con un aumento de un 50% en las llamadas atendidas durante la pandemia

 




• Se han realizado 15872 atenciones telefónicas entre marzo de 2020 y marzo de 2021

• En 5129 llamadas se plantearon problemas psicológicos y psiquiátricos

• Personas que padecían patologías anteriormente sufren agravamiento y llaman al Teléfono de la Esperanza para aliviar su situación a la espera de citas en el sistema público que se demoran durante meses

 

Málaga.- El Teléfono de la Esperanza instituyó el Día de la Escucha que se celebra cada año el día 27 de marzo. Es una jornada de sensibilización sobre la importancia que tiene para los seres humanos la experiencia de sentirse acogido, la experiencia de que quienes le rodean sepan descifrar esos mensajes que nacen del propio yo, encapsulados, una veces, en palabras y, otras, en actitudes, en gestos o en silencios.

Los voluntarios que prestan su colaboración en el servicio de orientación telefónica practican la escucha activa con las personas que llaman para establecer un clima de aceptación y confianza que les permita explorar sus propios sentimientos y conectar con sus verdaderas necesidades. Tratan de que la persona desconocida que está al otro lado de la línea telefónica se sienta escuchada, no juzgada, comprendida, no criticada, aceptada, no evaluada.

En la pandemia

Durante la pandemia ha crecido en la población la necesidad de recibir apoyo para hacer frente a sentimientos como el  miedo, la sensación de incertidumbre o la desesperanza. “Hay personas que sufrían patologías previas como la depresión o diferentes trastornos psicológicos y psiquiátricos, les dan citas en el sistema público, pero tienen que esperar muchos meses y llaman al Teléfono de la Esperanza para poder tener un poco de alivio en sus situaciones personales”, explica Juan Sánchez Porras, presidente del Teléfono de la Esperanza de Málaga.

Entre marzo de 2020  y marzo de 2021, el equipo de 50 orientadores que atiende el Teléfono de la Esperanza atendió 15872 llamadas que se pueden desglosar de esta forma:

5543 llamadas periféricas. Son llamadas que no buscan la atención directa por una crisis o problema. Se trata de personas que solicitan información sobre las consultas de nuestros profesionales, cursos y talleres y, entre otros motivos, ofrecimientos de colaboración como voluntarios que han crecido durante la crisis sanitaria.

5129 por motivos relacionados con diferentes problemas psicológicos y psiquiátricos. Desde la ansiedad, el estrés o la depresión a patologías mentales más profundas.

1765 por problemas familiares. Los llamantes relatan conflictos de pareja, entre padres e hijos y otros en el seno de la familia.

291 problemas asistenciales. Nuestros voluntarios responden a demandas sociales derivando a las personas a los Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento de Málaga y a otras entidades.

83 problemas jurídicos. El Teléfono de la Esperanza cuenta en su voluntariado con abogados que orientan a las personas en sus consultas sobre asuntos legales.

Hasta un total de 3061 llamadas se agrupan en el apartado ‘otros problemas’ en nuestras estadísticas abarcando una gran cantidad de ellos como son los relacionados con la soledad e incomunicación, ruptura de amistades, problemas económicos, pérdida de empleo, adicciones y falta de autonomía afectiva, entre otros muchos.

Las mujeres siguen protagonizando la mayoría de las llamadas (8346) frente a los hombres (4675).

Consultas de profesionales

Se han llevado a cabo 887 entrevistas profesionales atendiendo a 477 personas. Estos son los tipos de entrevistas:

·       Psicólogos 677

·       Intervención psicosocial 149

·       Jurista 42

·       Psiquiatra 12

·       Trabajadora social 7

 

Temática suicida

Las llamadas de temática suicida se detallan en el cuadro

 

Ideas suicidas

Crisis suicidas

Actos suicidas en curso

Hombres

122

47

3

Mujeres

143

39

8

Total

265

86

11

 

Desde hace varios años, nuestra asociación ofrece el grupo ‘Ayuda Mutua’ en el que personas que han sufrido el suicidio de un familiar afrontan sus experiencias en común coordinadas por una psicóloga.


miércoles, 24 de marzo de 2021

El arte de escuchar. Dos orejas y una sola boca



 


José María Jiménez Ruiz

Vicepresidente de la Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza

Nada conforta más a un ser humano que la experiencia de sentirse escuchado. Quien tiene a su lado alguien en quien poder depositar sus cuitas, sus temores, sus esperanzas o sus ilusiones… puede considerarse afortunado. Sencillamente porque sólo así se siente reconocido, sólo así toma conciencia de que tiene alguna relevancia para el otro, únicamente así espanta los fantasmas de creer que, es para los demás, alguien absolutamente irrelevante.

A caballo entre el siglo IV y III antes de Cristo vivió Zenón de Citio, filósofo notable que fundó la escuela estoica en torno al año 300. Había nacido en Citio o Ciceo en Chipre, pero fue en Atenas donde desarrolló su vida intelectual. Dice de él Diógenes Learcio que se tomó 20 años de reflexión antes de atreverse a hablar en la famosa puerta, al noroeste del Ágora, donde, según la tradición, se reunían los poetas de la época. No es extraño que hombre tan prudente nos legara una sentencia digna de la mayor consideración: “Se nos han dado dos orejas y una sola boca para que escuchemos el doble de lo que hablamos”.

No parece que tan sensato consejo sea demasiado practicado. La mayoría de la gente hablamos mucho más de lo que escuchamos. Quizá porque no resulta fácil empatizar con el otro, olvidarse, siquiera por algunos momentos, del torbellino de ideas que pueblan nuestra mente y ponerse en disposición de acoger, desde la proximidad emocional y el respeto intelectual, los mensajes que nos hacen llegar las personas que nos rodean. No, no es fácil escuchar… De hecho, una de las quejas más frecuentes de quienes asisten a terapias o participan en grupos de desarrollo personal es que no se sienten escuchados. Verdaderamente escuchados por sus maridos o mujeres, por sus hijos, por sus padres, o por quienes se dicen sus amigos.

Día de la Escucha

Para responder a esa realidad, La Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza instituyó “El día de la escucha” que se celebra cada año el día 27 de marzo. En esa fecha se organizan, en todas las ciudades donde está presente, actividades y conferencias que pretenden concienciar a la población de la importancia que tiene para los seres humanos la experiencia de sentirse acogido, la experiencia de que quienes le rodean sepan descifrar esos mensajes que nacen del propio yo, encapsulados, una veces, en palabras y, otras, en actitudes, en gestos o en silencios.

Desde su misma fundación, el Teléfono de la Esperanza mantiene una línea, permanentemente abierta, de atención especializada que trata de estimular en los llamantes sus capacidades de afrontamiento de las crisis por las que pueda estar atravesando. Desde una escucha activa y respetuosa, en la que son formados y entrenados, los profesionales que prestan su colaboración en el servicio de orientación telefónica, tratan de establecer con los usuarios un clima de aceptación y confianza que les permita explorar sus propios sentimientos y conectar con sus verdaderas necesidades. Tratan de que la persona desconocida que está al otro lado de la línea telefónica se sienta escuchada, no juzgada, comprendida, no criticada, aceptada, no evaluada. Porque en el Teléfono de la Esperanza se tiene la certeza de que haciéndolo así, las personas serán capaces de descubrir los recursos personales de que disponen para afrontar, con las mayores garantías de éxito, las dificultades por las que atraviesan. El 60% de los llamantes considera que su demanda ha sido satisfecha mediante la orientación que se les ha brindado a través del teléfono. El 40% restante es invitado a acudir a las diversas sedes para ser atendidos por los expertos más adecuados en función de la problemática que presentan o derivados a otros servicios cuando sus necesidades o demandas especiales así lo aconsejan. Y un amplio 90% manifiestan gratitud porque se han sentido acogidos, escuchados. Han tenido la reconfortante experiencia de que alguien ha sabido contactar con su mundo interior desde el respeto y la comprensión.

Una respetuosa escucha activa

Millones de llamadas han sido atendidas durante los 50 años que cumplirá el próximo mes de octubre el Teléfono de la Esperanza. Ninguna es igual a otra y, por otra parte, todas se parecen. Son de personas que sufren, que se sienten solas, que no saben a dónde acudir, que no cuentan con una oreja amiga que las escuche, que perciben en el invisible hilo que los une al Teléfono de la Esperanza una especie de cordón umbilical que los liga a la vida. El Teléfono, desde una respetuosa escucha activa, pretende ayudarles a reflotar las fortalezas de las que se creen huérfanos, ofrecerse como un modesto amplificador de los mensajes más limpios que nacen en las partes más sanas del propio yo. Porque sentirse escuchado es como recibir un voto de confianza, sentirse reconocido, aceptado, respetado. Y sólo en un contexto de esa naturaleza, puede el ser humano reconciliarse consigo mismo y encontrar destrezas  que le permitan sanar sus heridas, desarrollar sus capacidades y crecer psíquicamente sano y emocionalmente feliz.



sábado, 20 de marzo de 2021

Jornadas online 'Escuchemos la soledad' para impulsar acciones contra la soledad de los mayores. Días 25 y 26 de marzo

 


El Teléfono de la Esperanza de Castellón y el programa 'Escuchando a los mayores', que llevan a cabo los teléfonos de la esperanza de Castellón, Valencia y Alicante, para paliar la soledad de las personas mayores, celebran los días jueves 25 y viernes 26 de marzo unas jornadas para tratar el problema de la soledad  no deseada y el aislamiento de los que la sufren.

El 30% de las personas mayores españolas se enfrentan a esta clase de soledad: la soledad no deseada, un importante factor de riesgo para la salud, tanto física como mental.


Objetivos

1. Reunir información clara y suficiente sobre el estado actual de las personas mayores que viven solas.

2. Conocer las acciones que se están llevando a cabo para la atención y el cuidado de las personas mayores que viven solas.

3. Proponer nuevas acciones que permitan mejorar la calidad de vida de las personas mayores que viven solas.

4. Fomentar la participación ciudadana en la prevención de la soledad y en la promoción del envejecimiento activo.

5. Conseguir compromisos claros por parte de la administración para la atención y la mejora de la calidad de vida de las personas mayores que viven solas.


Temas

· Estado actual de la soledad de los mayores en nuestra comunidad, España y Europa.

· Consecuencias de la soledad.

· Suicidio en la población mayor.

· Experiencias del trabajo con personas mayores solas.

· Recursos para mayores, familiares y cuidadores.

· La salud pública y la soledad de los mayores.

· Envejecimiento activo.

· Programas e iniciativas de prevención y atención a las personas mayores solas.

Puedes descargarte el dossier o leer la programación a continuación:


Horario y ponencias

JUEVES 25 DE MARZO

16:00 a 16:15 | Presentación de las Jornadas y bienvenida.

Francisco Manuel Sabuco Martínez. Psicólogo y Enfermero. Presidente del Teléfono de la Esperanza de Alicante.

16:15 a 16:45 | El trabajo con la soledad de las personas mayores en la Comunidad Valenciana

Ana María Pérez Pino. Directora Territorial de la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas de Alicante.

16:45 a 17:00 | Presentación del programa Escuchando a los mayores de los Teléfonos de la Esperanza de la Comunidad Valenciana

Germán Ricardo. Dr. En Psicología. Máster en psicología Clínica y de la Salud. Coordinador de programas del Teléfono de la Esperanza de Alicante.

17:00 a 18:15 | El reto de la soledad en la vejez

Javier Yanguas Lezaun. Dr. en Psicología. Director Científico del programa de mayores de la “Obra social” La Caixa y Director de la Sección de Ciencias Sociales y del Comportamiento de la International Association of Gerontology and Geriatrics for the European Region.

18:15 a 18:20 | Descanso

18:20 a 19:30 | Mayores en soledad: situación actual y perspectivas de futuro

Ángeles Ballester. Trabajadora Social. Directora CEAM Parque Galicia.

19:30 a 19:40 | Descanso

19:40 A 20:50 | Prevención del suicidio en personas mayores

Enrique Pérez Martínez. Jefe de Sección psiquiatría Hospital General Universitario de Alicante (HGUA). Coordinador de la Red de Salud Mental de L'Alacantí.

20:50 a 21:00 | Conclusiones y cierre.

Eustaquio Barreda. Psicólogo. Coordinador de programas del Teléfono de la Esperanza de Castellón.

VIERNES 26 DE FEBRERO DE 2021

16:00 a 16:10 | Apertura y bienvenida 

16:10 a 17:20 | Enfrentarnos al reto de la soledad

Roberto Mohedano. Dr. por la Universidad de Alicante. Director del Secretariado de  Responsabilidad Social de la UA Servicios Sociales de la Universidad de Alicante.

17:20 a 17:30 | Descanso

17:30 a 18:45 | Soledad y aislamiento social: repercusiones sobre la salud de las personas mayores

Álvaro Prieto Seva. Geriatra. Miembro de la Asociación de Gerontología del Mediterráneo.

18:45 A 18:50 | Descanso

18:50 A 20:00 | Duelo y procesos de final de vida en las personas mayores.

Manuel Fernández. Dr. en Psicología. Coordinador del Master en Envejecimiento Activo y Salud de la Universidad de Alicante.

20:00 a 20:05 | Descanso

20:05 a 20:30 | Cómo es acompañar a una persona mayor que se siente sola

Fina Coello Montiel y Dolores Romero, voluntarias del programa Escuchando a los mayores del Teléfono de la Esperanza.

20:30 a 21:00 | Conclusiones y cierre

Francisco Manuel Sabuco. Psicólogo y Enfermero. Presidente del Teléfono de la Esperanza de Alicante.

Eneida Paz. Psicóloga. Presidenta del Teléfono de la Esperanza de Castellón.

José Ortiz Pinta. Psicólogo. Presidente del Teléfono de la Esperanza de Valencia.


¡Únete al evento! Es totalmente gratuito y abierto a todo el público.     

Puedes participar a través de la plataforma Zoom o accediendo por Youtube

Rellena este sencillo formulario para inscribirte:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScWP3wvh6p7ATwxUIrRbUdjPe3SxuiDle7fNsdgwdow4LXc-w/viewform