jueves, 13 de agosto de 2020

Carlos López pronunciará el sábado la conferencia online 'De la autocrítica a la autocompasión'



Carlos López pronunciará la conferencia 'De la autocrítica a la autocompasión' el sábado 15 de agosto a las 19 horas. La actividad forma parte del ciclo de conferencias que el grupo 'Entre Amigos' puso en marcha el pasado mes de junio. El calendario continuará con la charla de Sandra Ruiz 'Los caminos del cuerpo: vida o supervivencia' el sábado 19 de septiembre.
Las charlas son abiertas a la participación de todas las personas que lo deseen. El objetivo de 'Entre Amigos' es informar y formar sobre salud emocional para estar más preparados en la vida contidiana, especialmente en los tiempos de crisis sanitaria que vivimos.­


INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN LA CONFERENCIA
·    
·    Entrar en Google por el móvil, la tablet o el ordenador.
·     Poner de forma exacta la dirección siguiente o pulsar el siguiente enlace: 
·   Dar INTRO, y ya debes estar dentro, salvo que estés entrando desde móvil o tablet, en cuyo caso, tendrás que descargarte la aplicación.
·      Espera a que comience la charla (19 h)
· En la pantalla (abajo) verás iconos de cámara, de micrófono y un teléfono rojo. Pulsando en cada uno de ellos podrás activar/desactivar la cámara, el micrófono o marcharte al pulsar el botón rojo.

Cursos online
Por otra parte, desde el pasado mes de junio es posible hacer cursos de salud emocional del Teléfono de la Esperanza a través de la red.
En estos  momentos tenemos abierto a toda la población el curso 'Manejar el estrés durante la crisis del COVID 19'. Además, se está realizando el curso 'Atención Psicológica Online' dirigido a formar a nuestros voluntarios.


Acceso al Aula Virtual del Teléfono de la Esperanza:  https://asites.ml/cursos/

martes, 11 de agosto de 2020

Conflictos familiares, ¿qué hacer cuando la orquesta toca desafinada?







Ana Laxmi Thakurdas
Voluntaria de Acogida del Teléfono de la Esperanza


¿Qué es la familia? es un sistema, un conjunto de partes coordinadas y en interacción para alcanzar una serie de objetivos. Todo los miembros influyen sobre los demás y son influidos por éstos. Es decir, no hay un culpable sino que los problemas se deben a deficiencias en la interacción familiar.
El conflicto familiar es muy común debido al tiempo que pasamos juntos y la necesidad de cooperación.
Tipos de conflictos: de pareja, económicos, de salud, de carácter, influencias externas, hijos, adaptación a los cambios y no olvidemos los nuevos conflictos COVID como el aumento del tiempo con hijos pequeños y la conciliación vida familiar/teletrabajo.

Entendiendo el conflicto
Objetivos: metas que nos proponemos para satisfacer nuestras necesidades de crecer, compartir y amar. El motor es la emoción.
Conflictos: si encontramos a alguien cuyas acciones nos dificultan alcanzar nuestro objetivo nos invade la frustración.
Frustración: emoción universal y necesaria que indica cuándo algo no va como esperamos y tenemos que actuar.
Ante la frustración existen dos posibles respuestas

RESPUESTA NEGATIVA / AGRESIVIDAD.
Atacamos a quien nos frustra. Estas son las actitudes más comunes asociadas a esa respuesta:
Criticar, culpabilizar, interrumpir, responder sin   escuchar
Agresividad pasiva (no hacer nada)
Desesperanza, orgullo, impaciencia.
Sobreexigencia, victimismo, actitud radical.

RESPUESTA POSITIVA / EMPATÍA Y ASERTIVIDAD.
Escucha plena, atenta y activa sin interrumpir.
Definir el problema y atacarlo a él no a la     persona.
Dejar las emociones a un lado, esperar a calmarnos y elegir el momento adecuado
Cuidar la forma de hablar, mostrar afecto
Usar "nosotros" en lugar de "tú" o "yo", trabajar en equipo.
Ceder y encontrar puntos en común
Ir al grano y no mencionar el pasado. Centrarse en el futuro con esperanza.
Distanciarnos del acontecimiento y posponer las decisiones.
Cambiar la perspectiva: ni los conflictos son tan malos ni no tenerlos es tan bueno.

Un conflicto bien gestionado sirve para nuestro desarrollo personal y el progreso familiar. Márcate como objetivo evitar la escalada de agresividad y  manejar el conflicto de una forma inteligente.



sábado, 8 de agosto de 2020

CON OTRAS GAFAS / Merecido homenaje musical al voluntariado que se moviliza en la pandemia


   

La Plataforma del Voluntariado de España ha querido rendir homenaje a los más de 4 millones de personas que se han implicado solidariamente desde el inicio de la crisis sanitaria. El voluntariado es homenajeado en el evento 'Música ConSentido' que se celebra esta noche en el Castillo de Sohail en Fuengirola.
El evento cuenta con el apoyo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y lo presenta la cantante venezolana Georgina. El grupo cabeza de cartel de este concierto es Miss Caffeína que ofrecerá sus composiciones en acústico.
Durante el festival solidario se contará con testimonios de personas  que han hecho distintas tareas de voluntariado en esta crisis, como: acompañamiento telefónico a personas mayores en soledad, atención a personas sin hogar, apoyo educativo a menores en riesgo de exclusión o colaborando con bancos de alimentos, entre otras.
El voluntariado ha jugado un papel muy importante en la atención a los colectivos más vulnerables durante los últimos años, pero en la crisis del COVID-19 su labor ha sido fundamental para no dejar a nadie atrás. El número de personas que desinteresadamente se han ofrecido a colaborar en esta emergencia puede cifrarse en unos 4,5 millones, de las cuales  más de 1,5 ya forman parte de entidades de acción social.
La Plataforma del Voluntariado de España aplaude esta ola de solidaridad y alienta a la sociedad a seguir apostando por el voluntariado durante la reconstrucción, ya que la acción voluntaria será clave para ayudar a salir de esta crisis sanitaria, económica y social.

El evento se puede ver a través del canal de Youtube de la PVE, desde este enlace:  
Y a través de la cuenta de Facebook de la PVE:

jueves, 6 de agosto de 2020

Conferencias online del grupo 'Entre Amigos' los días 15 de agosto y 19 de septiembre



El grupo 'Entre Amigos' del Teléfono de la Esperanza inició el pasado mes de junio un ciclo de conferencias online ante la imposibilidad de celebrar las reuniones que se venían haciendo en la sede. Las dos primeras tuvieron lugar ese mes y en julio con una alta participación de personas que desde sus casas siguieron las charlas.
El calendario continúa con la conferencia 'De la autocrítica a la autocompasión' del coordinador de talleres, Carlos López, que tendrá lugar el sábado 15 de agosto a las 19 horas. Sandra Ruiz pronunciará la conferencia 'Los caminos del cuerpo: vida o supervivencia' el sábado 19 de septiembre.

Las charlas son abiertas a la participación de todas las personas que lo deseen. El objetivo de 'Entre Amigos' es informar y formar sobre salud emocional para estar más preparados en la vida contidiana, especialmente en los tiempos de crisis sanitaria que vivimos.­


INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR EN LA CONFERENCIA
·    
  • Entrar en Google por el móvil, la tablet o el ordenador.
  • Poner de forma exacta la dirección siguiente o pulsar el siguiente enlace: 
  • https://meet.jit.si/ENTREAMIGOS.TEL.ESPERANZA.ONLINE
  • Dar INTRO, y ya debes estar dentro, salvo que estés entrando desde móvil o tablet, en cuyo caso, tendrás que descargarte la aplicación.
  • Espera a que comience la charla (19 h)
  • En la pantalla (abajo) verás iconos de cámara, de micrófono y un teléfono rojo. Pulsando en cada uno de ellos podrás activar/desactivar la cámara, el micrófono o marcharte al pulsar el botón rojo.

martes, 4 de agosto de 2020

5 consejos para cultivar la resiliencia en tiempos de pandemia






Beatriz Martínez
Orientadora del Teléfono de la Esperanza


He de decir que escuché esta palabra, por primera vez, ante una terrible y durísima situación personal y en lo que ha sido mi vida hasta ahora, ha cobrado realmente sentido.
La vida es un viaje apasionante, con muchos retos, con situaciones adversas, dolorosas, con sufrimiento y cuando aprieta, frente a la alternativa de “tirar la toalla” o desmoronarnos, tenemos la de remontar o recuperarnos.

¿Qué es la resiliencia?
El término como tal procede de campos tan dispares como la ingeniería, la física o la metalurgia y se refiere a la “capacidad de los materiales de recobrar su forma original después de haber sido sometidos a algún proceso de presión deformadora”.
De ahí se extrapola a campos como la psicología, la educación e incluso a la empresa; a individuos y a grupos.
“Es una capacidad universal que permite a una persona, grupo o comunidad prevenir, minimizar o superar los efectos perjudiciales de la adversidad” (The International Resilence Proyect, Canadá 1996).
Es necesario distinguir entre resiliencia y resistencia.
Podemos “resistir” ante una adversidad, llevar a cabo una oposición ante algo externo, sin llegar a rompernos, aguantar estoicamente. Pero toda lucha, enfrentamiento o pelea genera sufrimiento, resignación y victimismo. De esta forma podemos salir maltrechos, sin capacidad de recuperación o superación y con heridas emocionales y/o espirituales.
O podemos ser más flexibles, más activos, con capacidad de adaptarnos a las circunstancias que nos toque afrontar. Adoptar la capacidad de empezar de nuevo e incluso de salir fortalecido. Similar a como se comportan árbol, y junco ante un huracán. Posiblemente el árbol es más fuerte y más “resistente”, pero será el junco el que se mantenga en pie. Como también al bambú que le salva su flexibilidad, no su rigidez.
“La Resiliencia es el arte de navegar en los torrentes, el arte de metamorfosear el dolor, para darle sentido; la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas en el alma. Más que resistir, consiste en aprender a vivir” Boris Cyrulnik.
Tampoco es una actitud de impasibilidad ante los problemas. Los problemas nos afectan, por supuesto, pero existe la creencia o al menos la intuición de que es posible salir de la situación y de que, aunque no se puede cambiar, sí se es capaz de afrontarla con buena actitud.
Utilizar la resiliencia no consiste tampoco en ser insensible. Creo que las emociones son poderosas. Vincularse emocional y personalmente con los problemas, aceptar el dolor y llorarlo, puede ayudar a hacer acopio de argumentos, emociones y razones para vivir “a pesar de”.

Foto: www.revistaemprende.com

¿Es posible entrenarla?
Rafaela Santos, neuropsiquiatra y presidenta desde 2010 del Instituto Español de Resiliencia, concluye que sí, que se puede aprender y fomentar. Todo ello, como concluye en sus investigaciones, gracias a que no es exclusivamente un recurso psicológico, sino que se basa en una “respuesta neuronal adaptada” que se puede modelar (neuro-modelación).
Según explica Santos, podemos ante una situación adversa, enviar al cerebro distintas informaciones. El cerebro, a la vista de estas informaciones, atenderá la situación como un problema o como un reto. Ante el problema se activa el miedo, se segregan cortisol y adrenalina, que nos preparan para la huida, la lucha o el stress (la resistencia de la que hablábamos más arriba). Si lo interpreta como un reto, se segregan otras sustancias como la oxitocina por ejemplo y se desarrollan actitudes de confianza y bienestar, encaminándonos hacia una “actitud resiliente”.

¿Cómo podemos cultivarla?
Hay una serie de aspectos personales en los que podemos trabajar:

1. Seguridad personal. Confianza en uno mismo. Autoestima. El amor a uno mismo está muy relacionado con el amor que sienten los demás hacia nosotros, con la forma en que nosotros lo percibimos y en el amor que sentimos por los demás. El amor compartido va construyendo nuestra seguridad. Crear y fomentar ambientes llenos de amor aumentan nuestra autoestima y nuestra seguridad. Saberse parte de un todo, ser conscientes de que desde nuestro sufrimiento podemos ayudar, constituye en muchas ocasiones una poderosa razón para seguir.
2. Desapego de las situaciones. Cuanto más nos apegamos a una situación adversa, más vulnerables nos sentimos. Ser capaz de mirarla desde la distancia, verla desde distintas perspectivas, nos puede ayudar a entenderla y gestionarla mejor. Puede ayudarnos a no mantener la situación o su representación en nuestra mente (incluso en sueños), a no prolongar el sufrimiento en el tiempo.
3. Optimismo. Pensar bien sobre el futuro. No dejarnos llevar por pensamientos negativos. ¡Todo va a salir bien! Un buen aliado sería el sentido del humor que nos ayuda a relativizar las situaciones. Y  ¡¡como no!! divertirse (cada uno según su gusto), también ayuda a aprender el arte de vivir.
4. Educar la fuerza de voluntad, planteándonos objetivos realistas, claros, sin abandonarnos a la inacción. Para ello es muy útil vivir de forma consciente y ordenada aquellas situaciones que nos tambalean. Tomar cierto autocontrol de forma deliberada y evitar esa tendencia a huir de la dificultad y abandonarse. Al final la voluntad de que el deseo de transformación se ejecute está, un poco en nuestras manos de cara a la obtención de un propósito de vida significativo.
5. Saber pedir ayuda. En nuestra sociedad a veces entendemos que pedir ayuda es síntoma de debilidad. Ante una situación difícil es vital reconocer nuestros puntos fuertes y débiles y para estos últimos saber que pedir ayuda será la mejor forma de que no nos bloqueemos. Todos tenemos un círculo de confianza, una referencia de donde o a quién acudir para pedir ayuda o simplemente ser escuchados. Es una ayuda valiosísima para abarcar un proceso de adaptación y transformación positiva.

La resiliencia en tiempos de pandemia.
En estos tiempos que vivimos podemos preguntarnos cómo se ha puesto a prueba nuestra capacidad de resiliencia.
Si mi seguridad personal está condicionada por las relaciones interpersonales, el confinamiento, sin lugar a dudas ha podido influir negativamente. Nos hemos visto forzados al aislamiento y esto ha podido generar inseguridades. Pero un confinamiento físico no debería ser confinamiento social. Hemos seguido fomentando (y debemos seguir haciéndolo) las relaciones sociales (reinventándonos). Debemos cuidarlas contribuyendo así a crear ese clima amoroso que refuerza nuestra autoestima y que es como hemos visto más arriba clave para fomentar la resiliencia.
Aceptemos la realidad y en vez de apegarnos al sufrimiento reflexionemos sobre cuestiones como estas:
¿Con esto que está pasando qué podemos hacer? ¿Qué hacemos ahora ante esta situación, ante esta perdida? Ayudar a una actitud resiliente no enfocar la atención en lo que he perdido, sino en lo que me queda.
Con lo que tenemos, con lo que se nos permite hacer ¿cómo puedo reinventarme? ¿De qué recursos personales, fortalezas puedo hacer uso?
¿Qué hemos aprendido o estamos aprendiendo de la situación?
¿Cuántas personas se han solidarizado ante el sufrimiento ajeno y han sacado lo mejor de ellos mismos?
¿De cuántas cosas hemos sido capaces de reconocer el valor al echarlas en falta?
¿Cuántas habilidades y destrezas hemos improvisado para relacionarnos?  
¿De cuántas pequeñas cosas hemos podido o podemos aprender a disfrutar?
Démonos cuenta que en la respuesta a estas preguntas están las claves para una actitud resiliente.
Ahora que sabemos más de lo que significa resiliencia y que, incluso reconozcamos en nosotros mismos fortalezas resilientes en algún momento de nuestras vidas. Como curiosidad quizás entendamos mejor la elección del presidente francés Enmanuel Macron, del nombre con el que bautizó la operación que moviliza el ejército para la ayuda y el apoyo de la población y de los servicios públicos para afrontar la pandemia: “Resilience” (Resiliencia).

Leer más:

sábado, 1 de agosto de 2020

CON OTRAS GAFAS / 10 recomendaciones para cuidar la salud mental




Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas sufre un trastorno mental a lo largo de su vida. La salud mental es parte integral de la salud humana; tanto es así que no hay salud sin salud mental.
La salud mental y el bienestar son fundamentales para nuestra capacidad colectiva e individual de pensar, manifestar sentimientos, interactuar con los demás, ganar el sustento y disfrutar de la vida. Sobre esta base se puede considerar que la promoción, la protección y el restablecimiento de la salud mental son preocupaciones vitales de las personas, las comunidades y las sociedades de todo el mundo.
En tiempos de pandemia por el COVID 19 la falta de certidumbre sobre el futuro sanitario, económico y la emergencia social que se está produciendo crean un entorno ambiental en el que se extiende la incertidumbre. El equilibrio personal y la salud mental se hacen más necesarios que nunca. Cuidar la salud de nuestra mente es algo que podemos hacer cada uno de nosotros en nuestro día a día, no es tarea solo de los profesionales. La ilustración que acompaña este post ofrece buenas pistas para hace frente a nuestro día a día de una forma equilibrada.

Leer más:
Los jóvenes españoles perciben peor su salud mental que la física

jueves, 30 de julio de 2020

4 lecturas sobre salud emocional para el mes de agosto


Autoconocimiento
Foto: https://www.bbva.com/es/aplicaciones-leer-libros-movil/


El sábado comienza el mes de agosto y aquí en 'El tiempo de la esperanza' continuaremos con las publicaciones de los voluntarios del Teléfono de la Esperanza de Málaga. Durante las próximas cuatro semanas, dos orientadores, un voluntaria de acogida y una psicóloga reflexionaran sobre diversas cuestiones de salud emocional, todas ellas muy actuales.

Este será el calendario de publicaciones:

4 de agosto. Cómo ser una persona resiliente. Beatriz Martínez

11 de agosto. Conflictos familiares. ¿Qué hacer cuando la orquesta toca desafinada?.  Ana Laxmi Thakurdas,

18 de agosto. La falsa autoestima. 


martes, 28 de julio de 2020

Descubrir el sentido de la vida


Foto: https://montselopezballester.com/descubre-sentido-vida/


Rosa Morales
Coordinadora de ‘Entre Amigos’
Nos pasamos la vida hipotecando nuestro tiempo y nuestra vida a cambio de un dinero que nos permita disfrutar del poco tiempo que nos quede libre. La mayoría hemos nacido en un país donde se nos enseña a gastar, un país donde el consumismo es la premisa que se debe seguir. Y no nos damos cuenta de que lo más importante no se compra con dinero. Lo más importante es reflexionar y pensar en qué narices gastamos el tiempo.
Las personas duermen entre 7 y 8 horas al día, y eso es casi un tercio de vida. Las otras 8 o muchas más horas, las pasamos trabajando  y del poco tiempo que nos queda, debemos restar el que nos pasamos quejándonos, el que nos pasamos planeando lo que haremos mañana, pasado, el otro y así transcurre la vida.
Luego tristemente nos levantamos un día y nos vemos frente al espejo con el rostro arrugado, lejos ya de cuando éramos jóvenes y con ojos vidriosos por las lágrimas entendemos que ya es tarde para tratar de lograr ciertas cosas.
¿Y todos los momentos de felicidad que pasamos? ¿Fueron de verdad tan caros? ¿O fueron de esas noches y días sin planear en los que dejamos que fuera la vida quien nos sorprendiera?
La vida es disfrutar de las pequeñas cosas. Si tienes gente con quien compartir sonrisas, tienes mucho, y si tienes con quien compartir y con quien compartirte eres tremendamente afortunado.
Si tienes un empleo, y agua para poder beber y comida para comer, y salud para cubrir tus necesidades, debes sonreír. Abrazar a los tuyos, disfrutar de un libro o una gran película o comer chocolate por la noche puede hacerte feliz. Ser feliz consiste en deshacerte de lo que te esclaviza y disfrutar de tu tiempo y de tu vida.

La falta de sentido personal
La sociedad de hoy día está experimentando grandes cambios y nosotros sentimos las consecuencias. Hasta ahora nos hemos movido por el «hacer lo que toca, lo que es mejor para nuestro futuro y en encontrar una salida profesional que nos brinde seguridad y estabilidad económica». Actualmente, vivir siguiendo este modelo ya no nos sirve. Nos sentimos inseguros y perdidos, no sabemos qué hacer ya que no hay ninguna alternativa profesional que nos acabe de llenar, no encontramos motivos que nos lleven a perseverar y tampoco sentimos la seguridad y la estabilidad que esperábamos dado que lo puestos de trabajo no son fijos en el tiempo. En resumen, experimentamos una sensación de vacío y sentimos que nuestra vida no tiene sentido.

Mujeres con hijos
Muchas mujeres al tener hijos llenan relativamente un espacio porque se sienten útiles mientras los niños son pequeños, pero en su interior hay todavía un vacío que pretenden llenar con su carrera profesional. La infelicidad llega cuando esa carrera profesional se convierte en una auto-obligación-presión para no acabar siendo una ama de casa y ser independiente económicamente, suponiendo en muchos casos una renuncia a pasar tiempo con los niños. El propósito de vida va más allá de una carrera profesional. Aunque vivir el propósito de vida acabe convirtiéndose en la fuente de ingresos, la sensación será de fluir y hacer lo que te apasiona en lugar de “tener que” trabajar.

¿Cómo se descubre el sentido de la vida?
Asumiendo la responsabilidad de elegir cada día que quieres ser, qué quieres hacer, con quien te relacionas. Siendo consciente de que eres un ser social y vives  en comunidad. Por ello, cada vez que interactúas con otros, puedes construir o destruir según tu intención. Si vives en el amor das amor para ti y otros. Ahora reflexiona ¿en qué estado de ánimo estás viviendo y cual emoción prevalece  siempre?
¿Será que estás viviendo en el miedo y  el temor a que te hagan daño, al fracaso, a no cumplir las expectativas?.
Para que identifiques cuál es tu sentido de vida,  tienes que analizarla. La falta de sentido de la vida,  es vivir en el miedo, tener temor al fracaso, a todo.
El sentido de la vida es vivir en el amor, hacia ti y hacia otros, sentir alegría, claridad de cómo contribuir al mundo y cómo quieres contribuir con el mundo desde lo que haces tanto en tu profesión como en tu vida social y familiar.

La falta de sentido de la vida = temor + miedo + fracaso
El sentido de la vida = amor + felicidad + claridad de cómo contribuir al mundo
Si alguna vez te preguntas por el sentido de tu vida, hazte las siguientes preguntas:
¿Cuál es mi deseo?
¿Qué intenciones tengo para conseguir que se cumpla?
¿Qué compromiso puedo llevar a cabo con la fuerza de mi voluntad?
¿Qué podría hacer para ser fiel a mi compromiso
¿Cuáles serán mis actos (acciones)? 

La vida sólo te debe lo que estés dispuesto a pedirle. ¿Qué le pides tú?
Para  dar sentido a la vida es  indispensable: el trabajo con los valores, la misión y la visión. Los valores son  esa brújula que nos permite saber hacia dónde ir.
¿Cómo encontrar la misión y  la visión en la vida?
Para encontrar la  misión y la  visión  en la vida, puedes hacerlo a través de dos sencillas preguntas.
¿Cómo es el mundo en el que tú quieres vivir?
¿Qué puedes hacer tú para contribuir a crear ese mundo? 
Ese mundo en el que tú deseas vivir es tu visión, es eso que quieres contribuir a construir. Aquello que tú puedes aportar para que ese mundo sea de la manera que quieres que sea, es tu misión. Es aquello que debes empezar a desarrollar ya 

¿Estás ya trabajando para hacer tu misión y tu visión realidad? ¿A qué esperas para ponerte a ello?
La fórmula para descubrir el sentido personal no pasa por esperar de fuera soluciones sobre el trabajo, las otras personas o un golpe de magia para solucionar nuestra crisis existencial. El cambio que necesitamos para vivir con sentido y bienestar implica coger el protagonismo de nuestra felicidad. Y este camino significa conocernos, conectar con nuestra confianza para creer que es posible vivir como uno quiere y que depende de uno mismo dar los pasos hacia allí. 
La confianza nos ayudará a afrontar la incertidumbre de sentir que la seguridad no está fuera sino dentro de nosotros y a tomar las decisiones con determinación y coherencia con quién somos para empoderarnos y construir nuestra hoja de ruta. 
Algunos pensarán que ellos no tienen talentos y por lo tanto sólo pueden aspirar a una vida “normal” y resignarse y vivir de la mejor manera que puedan. Pero ¿es su miedo y su pereza la que habla? Podemos poner nuestro foco en todo lo que no sabemos hacer y escudarnos ahí, o ponerlo en lo que conecta con nuestras pasiones y todo lo que hacemos bien de manera natural y explorarlas con curiosidad, porque pueden revelarnos nuevos talentos que no conocíamos en nosotros.

Consciente de la necesidad de cambio
Si te sientes identificado con mis palabras te tengo que dar una buena noticia; ya eres consciente de que necesitas un cambio y cada vez estás más dispuesto y, por tanto, más cerca de acabar con la falta de sentido personal. Ahora ya es cuestión de respirar valor y adentrarte en ti a la búsqueda únicamente de tu camino. 
El camino de descubrir qué te mueve, cuál es el talento que nace de ti, qué puedes aportar de especial y distinto en este mundo y qué alternativa te ayudará a andar hacia allí.
Si quieres clarificar sobre tu misión en la vida, pregúntate:
¿En qué ayudo y me siento bien haciéndolo?
¿Qué me agradecen a menudo los demás?
¿Cómo me gustaría ser recordado?
¿Cuál es el impacto que quiero crear en este mundo?
Si pudiera hablar a millones de personas, ¿qué les diría sobre la misión de la vida?
Estos son algunos buenos ejemplos de propósito de vida que te pueden inspirar. Deseo que te ayuden a formular el tuyo.
Amar y ser amado.
Vivir en el aquí y ahora.
Disfrutar de cada segundo como si fuera el último.
Servir a los demás desde el corazón.
Elegir la felicidad en cada momento.
Ser y actuar desde mi “yo auténtico”.
Crear un impacto positivo en el mundo.
Poner mis talentos y habilidades al servicio de la vida.
Dejar a la vida manifestarse libremente a través de mí.
Compartir, ayudar, crear, crecer, evolucionar, etc.
Conocerme y descubrirme a un nivel profundo.
Vivir con libertad sin miedos.
Ser fiel a mí mismo en todo momento.
Convertirme en mi mejor versión y dar lo mejor de mí.
Crear un legado para las generaciones futuras.
Hay una cita preciosa de la Madre Teresa de Calcuta que dice:
“La vida es bella vívela, la vida es arte contémplala, la vida es misterio descúbrela”.
Disfruta de esta aventura apasionante eligiendo tu propia misión aquí y ahora.
Hay teorías que dicen que la vida es un ciclo de rutinas en las que nos vamos hundiendo hasta morir. Quienes respaldan esa teoría alegan que la mayoría de las personas, desde que nacemos, tenemos el curso de nuestras vidas predestinados, pues ingresamos al sistema escolar, estudiamos una carrera, conocemos a alguien, nos casamos y tenemos familia hasta que finalmente morimos. Sin embargo, esa es una manera fatalista, pesimista y nada animada de ver lo que realmente es la vida
Muchas personas han tenido muy en claro su propósito en la vida desde muy pequeño. Hay quienes por ejemplo son muy amantes de los animales desde niños, y ya de mayores terminan estudiando una carrera Veterinaria o algo parecido.
Nuestro propósito en la vida es aquello que nos apasiona, eso por lo que nos desvivimos, eso para lo que sin duda alguna tenemos un talento innato, un deseo y unas ganas enormes de hacerlo todo el tiempo.
Resumiendo, el sentido de la vida es que no importa el sentido de la vida. Lo que importa es: crecer, ser generoso, tratar de encontrar aquello que sabemos hacer y explotarlo al máximo, amar, pensar, divertirnos, ser críticos, sinceros, coherentes, proactivos y siempre vivir de acuerdo a nuestras posibilidades y fieles a nuestro criterio. Todo eso es lo que mis padres me han enseñado, yo creo que es un muy buen comienzo, ¿y tú?.