martes, 30 de agosto de 2016

Escuchar las angustias para prevenir el suicidio


Prevenir el suicidio


Ana Manrique. Psicóloga en el Teléfono de la Esperanza


¿Cómo podemos explicar la conducta suicida?
Hay dos respuestas a esta pregunta:
Primera,  explicar esto desde el punto de vista profesional, clínico o terapéutico.
Y segunda, tal vez la situación más delicada y difícil, explicárselo a un familiar de suicida, o de persona que ha intentado el suicidio o está pasando por ideaciones suicidas.
Vamos a centrarnos en esta segunda.

Atención a los familiares
Cuando una persona llama o viene a nosotros buscando respuestas a por qué su hij@, pareja, o familiar ha consumado o intentado el suicidio, la respuesta no es fácil.
Hemos de escuchar sus incógnitas, sus relatos, sus ambientes, su posicionamiento ante esa persona, sus lazos afectivos o familiares. Ayudarla de alguna forma a comprender las circunstancias, los momentos, los posibles trastornos que padeciera, la concepción del sentido de la vida que se gestó en ella…. Hablar pausadamente de estos temas hace tomar a los familiares un nuevo punto de vista que generalmente calma ese enfado, y esos juicios que normalmente nacen y se producen al creer que son responsables de ese acto o de esos pensamientos.
El dejar que vayan sacando sus propias conclusiones y perspectivas, hacer el repaso de situaciones acaecidas en momentos que ellos solos conocen,  produce otro efecto muy sanante: “no juzgar”. Así la persona empieza a elaborar el duelo de la pérdida desde los sanos sentimientos que trascienden de los afectos, y pueden enriquecer sus vidas por el hecho de haber compartido momentos con estos seres y sentir el agradecimiento de haber aprendido de estas vivencias.
Y si el familiar está teniendo intentos o ideaciones, va a comprender mejor hasta qué punto puede buscar ayuda, entender sus angustias, escuchar… y poner nuevas perspectivas en los vínculos.
  
¿Qué está pasando? ¿Qué podemos hacer?
Estas, serían las reflexiones que deberíamos tener presentes. ¿Hemos cambiado el sentido o valor de la vida? ¿Está fallando algo netamente humano en nuestras sociedades? ¿Qué perciben nuestros jóvenes acerca de la vida? ¿Qué omitimos o con qué saturamos su proyecto de vida?
El suicidio, según las estadísticas, está aumentando en la población occidental y los últimos informes se nos dan cifras que han disparado los pronósticos. En algunos sectores de población el porcentaje se ha incrementado en proporciones exponenciales.

El próximo 10 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Prevención del Suicidio


sábado, 27 de agosto de 2016

CON OTRAS GAFAS / Formación de calidad para refugiados




El fenómeno de los refugiados, personas que han tenido que abandonar sus hogares y países debido a persecucciones, conflictos y guerras, ha alcanzado en 2016 tal magnitud que, organizaciones como ACNUR y Aministía Internacional han advertido que son 65 millones las personas desplazadas de sus lugares de residencia. Se trata de un éxodo de grandes dimensiones que supera a la a marea humana que tuvo que buscar refugio después de la Segunda Guerra Mundial.
Este blog viene publicando diferentes iniciativas solidarias de respuesta a las necesidades de millones de refugiados que huyen de Siria, Afganistán, Irak, Sudán del Sur o Eritrea, en muchos casos familias completas con niños. Hoy nos hacemos eco del proyecto de educación universitaria online al que se ha unido la Universidad Pontificia de Comillas. Esta universidad de los jesuitas españoles se ha sumado al Jesuit Commons Higher Education at the Margins (JC: HEM). El proyecto ofrece un Diploma en Liberal Studies de Regis University (Denver, EE UU), y cursos certificados (CSLT) en varias áreas de aplicación laboral inmediata en cada localización. El programa funciona desde hace siete años, y ya han pasado por sus cursos varios cientos de estudiantes. Universidades y colleges jesuitas de EE UU, India y otros países contribuyen a esta importante iniciativa.
Magnífica iniciativa destinada a miles de personas que han visto interrumpidos sus estudios y su vida en general. La formación a distancia les ayuda a aprovechar el tiempo para tener más oportunidades en el país donde se asienten o en los suyos si logran regresar. Un grupo de estos refugiados que cursan estudios universitarios cuenta en esta página las experiencias que están viviendo gracias a la plataforma online que funciona con donaciones y el trabajo de profesores voluntarios.


Leer más:
Comillas, con la enseñana online a refugiados

martes, 23 de agosto de 2016

Las conversaciones pendientes crean inestabilidad



Foto: http://slideplayer.es/


Santiago Martínez. Psicólogo en el Teléfono de la Esperanza

En mis sesiones de acompañamiento a las personas me encuentro a menudo con que tienen un bloqueo en su vida porque hay ciertos temas que temen plantear. Son conversaciones pendientes. Las van posponiendo porque el mero hecho de pensar en ello les provoca malestar y un nudo en el estómago. Como resultado, la comunicación no fluye.
Las conversaciones pendientes generan inestabilidad. La mayoría de las veces, detrás de una conversación pendiente están las expectativas incumplidas. Y, para plantear el diálogo, es importante hacerlo desde un espacio de aprecio, amor y consideración. Nos cuesta conversar cuando la relación es fuente de frustración y de resentimiento, entonces se hace difícil establecer el diálogo. Por ejemplo, plantear lo siguiente generaría actitudes defensivas y de justificación: “Siempre estás fuera. Ya no me quieres. No te importo. Ya no te apetece estar conmigo. Nunca tienes tiempo para prestarme atención”. Este planteamiento expresa un reproche, un juicio. De hecho, las quejas son peticiones encubiertas. En vez de pedir lo que uno quiere y explicitarlo, uno se lamenta, creando malestar y no diciendo con claridad lo que necesita. En cambio, en la misma situación, podemos plantearnos lo siguiente: “Últimamente te veo poco, pasas muchos días fuera y, cuando estás aquí, llegas siempre muy tarde. Me gustaría tener más tiempo para compartir, para expresar lo que sentimos, para escucharnos y estar juntos. Si no dedicamos tiempo a nuestra relación, esta dejará de tener sentido. ¿Cuán importante es nuestro vínculo para ti?”. Este planteamiento ofrece posibilidad de diálogo.
Uno de los factores clave a la hora de cuidar las relaciones radica en hablar de los temas que nos interesan con las personas que nos importan. Estar presentes y disponibles para dialogar y aclarar es esencial. Si alguien le plantea una queja, considere que usted es importante para esa persona. Si no le interesara, sencillamente no se molestaría en exponerla, no le dedicaría tiempo. En vez de huir o reaccionar a la defensiva ante un reproche, intentemos considerar: ¿qué quiere realmente la otra persona?, ¿qué petición o necesidad encubierta existe?, ¿cuál es la expectativa que no se le ha cumplido? A veces, en lugar de ser claros y abiertos diciendo lo que nos gustaría, reprochamos y recriminamos.
Lo cierto es que no siempre se aplica el dicho popular de hablando se entiende la gente. A veces es lo contrario y las palabras complican nuestra comprensión. Nuestra presencia, es decir, nuestra atención plena en las conversaciones, es esencial para establecer vínculos saludables. Solo estando muy presentes podemos percibir los gestos, las posturas y el lenguaje no verbal. 

También es útil narrar lo que a uno le ocurre, lo que siente. Es importante compartir en primera persona, sin culpabilizar al otro. Explicar que esto me pone triste o que aquello me hace sufrir. Lo expongo para que el otro lo sepa, pero no le culpo ni le obligo a cambiar de comportamiento. Al narrar desde el yo, dejo un espacio para que el otro me comprenda y sepa cómo me influye su comportamiento. En vez de decir “me haces sufrir”, le digo: “Cuando actúas así, sufro. Quizá no comprendo por qué actúas así y me gustaría entender mejor tu intención”. En vez de culpar –“no me informaste, me rechazaste”–, hablemos desde otro espacio: “Cuando no me comentas las cosas, me da la sensación de que ya no me quieres y me pongo triste. Para mí es importante que me informes”. Son pequeños giros en el lenguaje que nos abren espacios para el diálogo y para explorar las oportunidades de fortalecer nuestros vínculos.

sábado, 20 de agosto de 2016

CON OTRAS GAFAS / Modestos con el corazón grande

Camisetas solidarias del Rayo Vallecano. Foto: Rodrigo Reyes / Marca

Los deportistas vuelven a protagonizar esta sección semanal que arrancó en mayo de 2014 y la pasada semana cumplió su entrada 100 dedicadas a destacar noticias con un mensaje positivo para la sociedad. El club Rayo Vallecano anunció el jueves la donación del importe de las camisetas vendidas durante la pretemporada a diferentes organizaciones sociales. Raul Martín Presa, presidente del club madrileño, explicó que lo hacen para "dar visibilidad a todas aquellas personas que luchan, en la sombra, cada día por causas de gran importancia en nuestra sociedad".
El Teléfono de la Esperanza, como ya ocurrió el año pasado, ha sido una de las entidades beneficiadas por este club modesto. Agradecemos este apoyo económico y de reconocimiento público a la labor de nuestros voluntarios.  El gesto tiene un valor añadido, ya que se trata de un club con presupuesto modesto que impulsó esta iniciativa solidaria en la temporada 2015-16 jugando en Primera División y la mantiene ahora que competirá en Segunda División. Gracias al Rayo por su apoyo y por difundir valores solidarios entre sus seguidores, muchos de ellos jóvenes y niños del popular barrio del sur de Madrid.

Leer más:

El Rayo entrega a causas solidarias los fondos recaudados por sus camisetas

jueves, 18 de agosto de 2016

El 10 de septiembre celebramos el Día Mundial de la Prevención del Suicidio





El próximo 10 de septiembre, sábado, celebraremos en la Plaza de Félix Sáenz de Málaga el Día Mundial de la Prevención del SuicidioLa Organización Mundial de la Salud (OMS) y la IASP, que es la federación internacional de teléfonos de emergencias, para sensibilizar sobre esta lacra para la salud mundial. Solo en España, el pasado año, murieron el doble de personas quitándose la vida que en accidentes de tráfico, lo que da la medida de lo que se ha venido a denominar como ‘epidemia silenciosa’. Lo del silencio alude a la falta de noticias en los medios de comunicación social.
Anualmente, el Teléfono de la Esperanza se sumaba con un manifiesto y un comunicado de prensa. El pasado año 2015, dimos un salto cualitativo importante, saliendo a las calles en 21 ciudades españolas. Lazos verdes, velas, bailes, música y mesas informativas para recordar a los que se quitaron la vida en medio de un extremo sufrimiento y ofrecer la experiencia y los recursos en salud mental de la organización a las personas que han intentado suicidarse y a los familiares de los suicidas.
El Teléfono de la Esperanza, y con especial implicación en su sede de Málaga, está haciendo un esfuerzo notable para promover la prevención de conductas suicidas y la atención a familiares y personas que sobrevivieron mediante el ONG Justalegría. 
Además, los días 28, 29 y 30 octubre celebraremos en Málaga unas Jornadas Técnicas para la Prevención del Suicidio con la presencia de importantes especialistas.

Leer más: