viernes, 12 de marzo de 2010

Naturaleza y creencias personales en el entendimiento de la enfermedad


El plan previo elaborado por la naturaleza y el sistema de creencias de cada persona son claves para entender y vivir la enfermedad, ya que el medio natural crea las dolencias y sus curaciones y la visión personal de cada individuo es muy importante para vivir culpándose, trivializando la enfermedad o saber enfrentarse al sufrimiento.
Naturaleza y creencias fueron los dos grandes puntos de anclaje de la interesante conferencia'Entendiendo el enfermar' que pronunció el psiquiatra del Hospital Clínico Universitario de Málaga, Jesús Albilla, en la sede del Teléfono de la Esperanza el miércoles pasado.
Éste profesional e investigador apostó por la vigencia de que "la naturaleza es el médico de las enfermedades", tesis de Hipócrates en el 460 antes de Cristo, y apostó por no olvidarla "de ninguna de las maneras". A su juicio, es la propia naturaleza la que "crea y da forma a la enfermedad y la que deshace y produce la curación de las enfermedades". Asimismo, destacó que en todas ellas siempre hay un factor psíquico y otro biológico lo que le dio pie para dibujar un amplio panorama de formas de vivir la enfermedad, según el mundo interior de cada persona. Enumeró las dolencias como desgaste, amenazas (es algo malo que viene de fuera), ilusión o encantamiento (de sentirse víctima) y como símbolo ("llevo una carga a mis espaldas").
Desde Hipócrates a la actualidad la ciencia ha avanzado mucho en la investigación y curación de las enfermedades y el psiquiatra abogó por una respuesta biológica global, unitaria e integralen tiempos en los que se demuestra científicamente que cada patología encierra en si misma situaciones que afectan al sistema nervioso central y el cerebro, el neuroendocrino y el inmunitario. Todo ellos se engloban en lo que hoy en día denonimó Psiconeuroinmunología.
Cuando una persona siente la enfermedad, ésta se instala "entre la realidad y nuestras creencias" y dijo que "el humano crea en función de poder experimentar y, en cierto modo creamos, somos copartícipes de la creación con el creador".
"No podemos quitar la capacidad de adaptación constante al medio exterior y presente en el código genético. La naturaleza nos enferma para adaptarnos a la vida y el sentido último de la creación es la evolución", señaló el psiquiatra que valoró que cuánto más investiga el hombre más descubre la perfección de la creación. En ese punto, aportó su idea de que "los gérmenes son el ejército de Dios para hacer cumplir la creación perfecta" y mencionó el ejemplo de las matanzas entre tutsis y hutus en Ruanda y la posterior extensión de un virus "para volver al equilibrio".
La visión personal e individual de cada doliente es básica para éste psiquiatra que se mostró contrario a los diagnósticos, pronósticos y tratamientos médicos. Desde una posición poco convencional, señaló que las enfermedades "las creamos los médicos y la gente las asume e instala en ellas" y destacó el estigma que muchas veces crean los psiquiatras colocando etiquetas a los pacientes.
Jesús Albilla se mostró partidario del concepto de salud como estado de bienestar psíquico, físico y social definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y no sólo por la ausencia de dolor. En ese sentido, los determinantes de una vida saludable son nivel de vida, trabajo, transporte, educación y los hábitos de vida saludable como el ejercicio físico más la reacción de relajación y no consumir tóxicos como alcohol, café y tabaco. Insistió en que el acceso a más medicamentos, camas y hospitales no conduce necesariamente a una vida más saludable.
Durante su intervención, Albilla insistió en la importancia del sistema de creencias de cada persona para adaptarse al 'estado de enfermedad', término acuñado por el pensador Laín Entralgo y diferenció la experiencia de los animales, puramente biológicas, de la de los seres humanos en los que pesa la autorealización y buscar el sentido. A la pregunta "¿cual es el sentido de la enfermedad?", reiteró la presencia de un plan de la naturaleza "para mejorar la especie". Y a partir de ahí, enumeró el sentimiento de culpa o castigo, la trivialización de no darle importancia a las dolencias y el sufrimiento. Se detuvo en éste último, para señalar que "no es necesario, pero si útil en relación a la creencia del paciente", recordando que en la tradición cristiana "Cristo habló de redimirnos de la culpa y el sufrimiento y seguimos sufriendo 2000 años después".
En definitiva, abogó porque cada cual busque su propio entendimiento sobre como vivir las enfermedades y tenga en cuenta el plan natural y sus propias creencias.
Por otra parte, Iosu Cabodevilla, psicoterapeuta y psicólogo clínico por la Universidad Complutense, impartirá mañana sábado 13 de marzo a las 11.30 de la mañana la conferencia'Los jóvenes ante la enfermedad y el fracaso' en la Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel (Málaga). Actualmente ejerce en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Pamplona y es miembro de la Asociación de Psicoterapeutas 'Laureano Costa', de la Asociación Vasca de Terapia Gestalt y de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos.
Está conferencia está organizada por la asociación 'Asís', de Arroyo de la Miel, y está dirigida a profesionales del Tercer Sector, padres, educadores y profesores.