martes, 28 de febrero de 2012

9 factores para detectar una autoestima baja

Trabajar en la mejora de la autoestima de las personas en crisis está en la base de muchos de los cursos y talleres que el Teléfono de la Esperanza desarrolla en su labor de ayuda a hombres y mujeres. La autoestima es una palabra muy utilizada hoy día, pero debemos conocer que es realmente. Ludivina García Verdes lleva seis años impartiendo un Taller de Autoestima y la define así:
"La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no. Esta valoración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen limitarse y fracasar".
Por otro lado, hay una serie de factores, hasta 9 ha reunido Ludivina García, para detectar un déficit de autoestima. Estos son:
  1. Autocrítica elevada que crea un estado de insatisfacción consigo misma.
  2. Hipersensibilidad a la crítica, que le hace sentirse fácilmente atacada y experimentar resentimientos contra sus críticos.
  3. Indecisión crónica, miedo exagerado a equivocarse.
  4. Deseo excesivo en complacer al otro, por miedo a decir NO, por temor a desagradar  y perder el aprecio del otro.
  5. Perfeccionismo, una gran autoexigencia en todo lo que emprende, lo que le lleva a sentirse mal cuando las cosas no salen con la perfección exigida.
  6. Hostilidad, irritabilidad a flor de piel, que le hace estallar fácilmente por cosas de poca monta.
  7. Culpabilidad exagerada, exagera sus errores y los lamenta indefinidamente, sin llegar a perdonarse por completo.
  8. Actitud supercrítica, casi todo le sienta mal, le disgusta le decepciona, le deja insatisfecho.
  9. Tendencias depresivas, tiende a verlo todo negro, su vida, su futuro, y sobre todo su si mismo;  incapacidad para sentir el gozo de vivir.     
  
El aprendizaje. La Autoestima se aprende fundamentalmente en la infancia, pero también a lo largo de la vida, por lo que es muy importante la relación de los padres con sus hijos para fomentar en ellos su seguridad y confianza.


  1. No basta con querer a nuestros hijos, es necesario que ellos se sientan queridos y valorados, por lo que hay que expresárselo, verbal y no verbalmente, con claridad.
  2. Creer en ellos y en su capacidad, proponerles metas accesibles a sus posibilidades.  No culpabilizarles, RESPONSABILIZARLES, y permitirles aprender a realizar aquello que si pueden realizar, poniendo en marcha una sobreprotección que les impide el aprendizaje.
  3. Coherencia en los mensajes verbales y no verbales que les transmiten.
  4. El nivel de Autoestima de los padres influye mucho en la de sus hijos.
Actitudes de cambio. Sirven para ganar autoestima
  1.  A valorarse        
  2.  A aceptarse: Capacidades y Limitaciones         
  3.  Cambiando los Automensajes         
  4.  Cambiando Culpabilidad por Responsabilidad          
  5.  A expresarse de forma asertiva.

Sobre la base de su experiencia, Ludivina García considera que "hoy sigue habiendo muchas personas con déficit de autoestima. Hay más conocimiento del tema y mayor deseo de mejora personal, lo que lleva  a más personas a buscar ayuda  profesional. La confianza y seguridad en  si mismo esta en la base de todas las relaciones que establecemos con el otro, sea relaciones de pareja, en el trabajo, con los amigos, vecinos… Y las relaciones pueden ser más o menos gratificantes según nos sintamos en ellas y  las relaciones son la mayor fuente de gratificación. Por lo tanto, unas relaciones sanas y gratificantes son fuente de felicidad y bienestar". 

4 comentarios:

Mabel dijo...

Estupendo artículo. Con el permiso de la autora lo utilizaré en mi taller "Cuidando al cuidador".

Autoestima dijo...

Realmente esta imagen me parece un pelín deprimente, pero bueno... no puedo negar que el artículo es fenomenal.

Saludos!!

Anónimo dijo...

EXCELENTE ARTICULO

elías dijo...

Muy claro, conciso y relevante el artículo. Muchas gracias. Ciertamente la autoestima es la base sobre la cual se construyen las relaciones con los demás. Todo educador y padre de familia debe tener presente esto en todo momento, así como evaluar con frecuencia qué tipo de ideas están transmitiendo a los niños o jóvenes, si son de culpa o de responsabilidad lo cual es distinto, así como se expresa en este artículo. Un abrazo.