sábado, 31 de octubre de 2009

Comienza el Curso superior de Intervención en Crisis


Un grupo de 27 personas han comenzado esta mañana en la sede del Teléfono de la Esperanza de Málaga la IV edición del Curso superior de especialización en Intervención en Crisis que organiza la asociación en colaboración con la Universidad Pontificia de Comillas. Se trata de la primera vez que se organiza en Málaga este ciclo que da derecho a la obtención de una diplomatura universitaria. Anteriormente, se impartió en Madrid, León, Oviedo y Murcia. Los destinatarios de este proceso formativo son profesionales y estudiantes de los últimos cursos de los ámbitos social, sanitario y de servicios a la comunidad como psicólogos, sociólogos, trabajadores sociales, educadores sociales, sacerdotes, personal sanitario y personal de los diversos servicios de emergencias.
La mayor parte de los alumnos que se van a especializar en la Intervención en Crisis en esta edición son psicólogos, alumnos de Psicología y voluntarios del centro malagueño del Teléfono de la Esperanza que se forman para su tarea de orientación y ayuda.
José María Sánchez Orantos, secretario general de la Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza (ASITES), ha recordado en la presentación que "intervenir en crisis y promover la salud emocional" son las dos grandes líneas de actuación de la ONG y destacó que "tenemos muy a gala que los voluntarios son los grandes protagonistas del teléfono y reciben una formación seria y profunda para hacer su trabajo". Además, agradeció la colaboración de la citada universidad para realizar la actividad.
Por su parte, Ana García Mina-Freire, profesora de Psicología en Comillas y codirectora del curso junto a José María Sánchez, explicó que muchos de los docentes de esa universidad han sido voluntarios de la asociación tras recibir clases del catedrático de Psicopatología, Alejandro Rocamora, muy vinculado al Teléfono de la Esperanza.
La profesora García detalló a los alumnos que en el programa se ha hecho un esfuerzo "para que podáis trabajar cosas más prácticas con técnicas y estrategias" y reveló que "seguimos creyendo, y en el Teléfono de la Esperanza lo aprendí, que nuestros psicólogos son personas que se han trabajado a sí mismos. Todos trabajan en aquello que se os va a dar". A continuación hizo un recorrido por el temario de la Intervención en Crisis enumerando los tres módulos: Marco Teórico, Crisis Específicas y Modelo Integral de Intervención. El segundo módulo será el que adentre a los participantes en las crisis de forma específica con al detenerse en conductas suicidas, violencia familiar, crisis de pérdida, familia y crisis e intervención en incidentes con múltiples afectados y en desastres. Este último tema se estrena en la programación del ciclo y estará a cargo de Enrique Paradas Torres, experto en Psicología de Emergencias.
El profesor Rocamora desarrollará el tema Crisis y Psicopatología en el Módulo 1 e Intervención psicológica en la conducta suicida en el Módulo 2. Gracia Sánchez, de la Asociación para el Apoyo del Menor, la Familia y otros Colectivos Especiales, explicará el tema sobre violencia familiar, Magdalena Pérez, del teléfono, hablará de crisis de pérdida, José María Jiménez, vicepresidente de la asociación, abordará familia y crisis.
El tercer módulo, Modelo Integral de Intervención, será impartido por Jesús Madrid, presidente internacional de ASITES, y Gonzalo Aza, de Comillas.
Ana García valoró especialmente en su presentación la impartición del Practicum, la parte práctica del ciclo, que se dedicará al Trauma e intervención en el trauma. Destacó que en se enseñará a ayudar a "la reconstrucción de lo que se ha roto por dentro en la persona". El ejercicio consistirá en que uno de los alumnos se prestará a ser acompañado en un problema y otro le acompañará y finalmente todo el grupo trabajará en la supervisión terapeútica.
El ciclo formativo continuará su andadura el fin de semana del 13 y 14 de noviembre. Paralelamente se viene celebrando desde principios de octubre el mismo curso en el centro del teléfono en Badajoz.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Érase una vez un teléfono que se hizo mayor

video

Uno de los momentos que causó más impacto a los asistentes a la inauguración de 'Villa Esperanza' fue la emisión del vídeo en que se ve la evolución de nuestra sede. Desde la situación decadente en que se encontraba a las obras de rehabilitación. La secuencia de fotografías pacientemente tomadas sobre la fachada, los tejados y el interior no dejan espacio para las dudas. El proyecto soñado se realizaba poco a poco. Como el ave fénix, la casa resurgía de sus cenizas. El resultado es para verlo. Y como una imagen vale más que mil palabras, dejo aquí éste vídeo que muestra la transformación integral del edificio.

sábado, 24 de octubre de 2009

Una ilusión colectiva hecha realidad


El sueño se ha hecho realidad. Primero tomó forma de proyecto, luego despegó y hoy es ya un logro para todos los que integramos la gran familia del Teléfono de la Esperanza. 'Villa Esperanza', nuestra sede desde 1976, ha reabierto sus puertas para vestirse de gala en su jornada de inauguración. Hemos acogido a voluntarios de Málaga y numerosas sede españolas del teléfono, a entidades colaboradoras y al alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre.

En ese ambiente festivo, de acogida alegre, Juan Sánchez Porras, nuestro presidente, ha querido recordar que la casa funcionó como lugar de acogida desde 1930, cuando su propietaria inicial, profesora de música y solfeo, la convirtió "en un lugar de encuentro de la gente del barrio y si afináis los oídos quizás, de fondo, podáis escuchar un piano sonar...esa música de fondo es la que hace que yo diga que levante la batuta y comience el concierto".

El presidente del teléfono comparó el voluntariado con una orquesta en la que unos trabajan en mejorar la calidad de vida de las personas y otros tratan de que las crisis sean pasajeras, pero "todos tenemos que afinar para que el sonido salga al unísono".

La rehabilitación del inmueble nos ha dejado una sede funcional y moderna con los espacios bien diferenciados de forma que las personas angustiadas que acuden a pedir ayuda no tienen porque cruzarse con los que van a hacer un curso o acuden al área de administración. La sede cuenta con 600 metros cuadrados lo que ha causado numerosos comentarios de admiración de los voluntarios del teléfono llegados de toda España.

El presidente señaló que el proyecto es realidad "gracias especialmente a una institución, el Ayuntamiento de Málaga representado aquí dignísimamente por su alcalde". También mostró su agradecimiento a Cajamadrid por su apoyo económico y a las firmas Ikea y Viveros Guzmán de las que destacó que "su aportación ha sido absolutamente gratuita porque han creído en nosotros, en nuestra solidaridad con los demás y nos han premiado con su generosidad". Ese capítulo de agradecimientos lo extendió a la constructora Hexa, su arquitecto, Manolo Caro, y a otro profesional, José Luis Cerezo, que soñó con Juan que "una casa a punto desmoronarse sea una realidad milagrosa y un empeño del destino". Tuvo palabras de reconocimiento para todo el colectivo de voluntarios y especialmente para Julia Alonso, la vicepresidenta de Málaga.

Juan Sánchez finalizó expresando su deseo de que "ésta casa de música y escucha siga ahí, comunicando los anhelos, inquietudes y necesidades de esas personas que vienen a buscar consuelo y a las que se les da pequeñas o grandes soluciones en el crecimiento de su felicidad".

Jesús Madrid, presidente internacional del Teléfono de la Esperanza, valoró que el acontecimiento de la reapertura merece "alegría y emoción" y recordó las palabras del fallecido Serafín Madrid, su hermano y fundador de la ONG, quién dijo que "si el teléfono está en una ciudad es signo de que esa ciudad tiene corazón". Además, explicó que en el fronstipicio de una academia griega pusieron la frase "si alguien quiere enseñar, que venga a aprender" y planteó que en las fachadas de las sede de la asociación se podía poner "si alguien quiere ser ayudado que venga a ayudar".

Madrid desgranó su visión sobre la dinámica de dar y recibir sosteniendo que "responde a la realidad más profunda del ser humano" y la comparó con los movimientos de Siástole y Dístole del corazón. "Hace falta abrirse para recibir y la generosidad de devolver la sangre recibida. Es fundamental para nuestra salud emocional". Recordó que en sus viajes por el mundo ha conocido el sufrimiento de muchas personas por hambre, infelicidad o no recibir lo que necesitan y compartió su convencimiento de que "todavía he descubierto con mucha más crudeza la infelicidad de mucha gente porque no da". Para Jesús Madrid "la cardiopatía más grave de lo que llamamos Primer Mundo podría ser que no damos".

El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, recordó que "el edificio necesitaba de una acción urgente, rápida y contundente" y calificó de "respetuosa con la belleza y la estética de la zona" la obra realizada. Agradeció la presencia "creciente y entregada" del teléfono en Málaga durante 34 años y miró al salón repleto de asistentes diciendo "formáis una formidable familia con 150 voluntarios y 140 colaboradores para ayudar a los malagueños".

Una representante de Ikea manifestó que "ha sido una gran experiencia colaborar con el teléfono" en el que resaltó que ha encontrado "ilusión y energía contagiosa".

El coro rociero 'Alzacaba', de la asociación de separados y separadas 'Canaletas', cerró el acto al que asistieron entre otras muchas personas los ediles Mariví Romero, de Bienestar Social, Julio Andrade, de Participación, Inmigración y Cooperación al Desarrollo, y Manuel Díaz, de Urbanismo, así como el artista Chiquito de la Calzá, que acudió con su mujer. La presencia de los amigos del teléfono de toda España ha sido masiva con voluntarios de Sevilla, Jaén, Granada, Albacete, Murcia, León, Zaragoza, Valencia y Madrid, entre otras ciudades. Varios presidentes anteriores de Málaga como Sergio Ferrero, Juan García Toribio y Julio Redondo no se perdieron el acontecimiento. Una placa, que fue descubierta por Francisco de la Torre, es testigo mudo en la elegante fachada de 'Villa Esperanza' de que el sueño es ya realidad.


viernes, 23 de octubre de 2009

Presentación de la rehabilitación de 'Villa Esperanza'' en el Ayuntamiento de Málaga


El Teléfono de la Esperanza de Málaga ha presentado esta mañana en la sala de prensa del Ayuntamiento de la ciudad la rehabilitación de su sede que será inaugurada mañana sábado a las 11.30. En la comparecencia ante los medios de comunicación han estado Juan Sánchez Porras, presidente de la asociación en Málaga, los concejales Diego Maldonado, del Distrito Centro, Mariví Romero, de Bienestar Social y Julio Andrade, de Participación Ciudadana, así como José Luis Rivas, en representación de Ikea. Todos ellos han colaborado en que el proyecto sea una realidad.

‘Villa Esperanza’, en la que trabajamos desde hace varias semanas se reabre mañana con una distribución de los espacios que permite cumplir los requisitos de confidencialidad y anonimato que el servicio de atención a personas en crisis exige y a la vez, en zonas diferenciadas, realizar los cursos de formación y las tareas administrativas. El edificio es de estilo inglés victoriano, su planta baja fue construida en 1930 y sus plantas altas posteriormente. La fachada ha sido protegida arquitectónicamente y el uso urbanístico es público y social.

Juan Sánchez Porras, nuestro presidente, ha destacado que “se abren las puertas de la sede que teníamos desde 1973 con una ilusión que se hizo proyecto y ahora realidad al disponer de más de 600 metros cuadrados”. Asimismo, ha hecho hincapié en trasladar a los medios de comunicación el mensaje de nuestra ONG “es más que un teléfono” al que acuden personas en crisis, ciudadanos que sufren depresión, ansiedad o malos tratos. “Cuando nos preguntan cuántos suicidios hemos evitado, decimos que muchos, pero también acude a nosotros mucha gente que quiere mejorar su salud emocional”.

El presidente del teléfono en Málaga trazó un recorrido por la intensa actividad que se realiza durante el año, mencionando los cursos de Conocimiento de Sí Mismo, Crecimiento Personal y de Relación de Ayuda y el proyecto de cooperación internacional ejecutado entre 2008 y 2009 para implantar recursos de salud mental comunitarios en Cochabamba (Bolivia).

Juan Sánchez explicó que “los voluntarios del teléfono son los mejor formados de Europa porque se necesita como mínimo un año para su formación”. En su intervención ha mostrado su agradecimiento infinito” al Ayuntamiento por su receptividad hacia el proyecto de rehabilitación que percibió desde su propuesta al alcalde, Francisco de la Torre, y luego con el apoyo posterior de los ediles Romero, Andrade y Maldonado.

También mostró su gratitud a Ikea, que ha amueblado la sede e instalado los muebles, Cajamadrid, que contribuyó económicamente, Cajamar, entidad con la que suscribimos la hipoteca y Viveros Guzmán que ha aportado la decoración vegetal.

El presidente del teléfono de Málaga, que es vicepresidente de ASITES, la asociación que agrupa a todos las sedes de la organización, ha facilitado una batería de cifras sobre nuestra implantación en la sociedad de hoy. El número de voluntarios total es de 3.337 (150 en Málaga) y colaboradores 12.240 (130). En cuanto a las llamadas, concretó que en 2008 se recibieron un total de 130.500 (5.860 en Málaga), hubo 7.500 entrevistas personales (580), 6.000 personas asistieron a los cursos (340) y 3.900 asistieron a cursos de formación (180). Además, citó los 10.000 suscriptores a la revista ‘A Vivir’, editada por el teléfono.

El perfil de la persona que llama al teléfono en Málaga es el de una mujer (67,43%) de los casos entre 30 y 55 años de edad. Ha habido 580 atenciones personales, siendo un 64% de ellas de carácter psicológico, un 8% jurídico, un 4% de orientación familiar y 3% para temas éticos y religiosos.

Por último, emplazó a la ciudadanía a conocer el importante dato de que el valor económico de los servicios gratuitos que el Teléfono de la Esperanza presta a la sociedad es de 4,5 millones de euros.

Durante éste año, en Málaga, la asociación ha recibido un 22% más de llamadas de petición de ayuda debido a la crisis económica y sus implicaciones en las familias y se han atendido un 20% más de consultas por los profesionales que trabajan voluntariamente. Éstos son psicólogos, psiquiatras, orientadores familiares, abogados y un sacerdote para problemas éticos o religiosos.

La teniente alcalde y delegada de Bienestar Social, Mariví Romero destacó la “fuerte inversión” municipal para la rehabilitación y dijo que “ha quedado una sede enorme para el objetivo de una ONG cuyo objetivo fundamental es apoyar a las personas en crisis, talleres y cursos”. Romero recordó que el programa ‘Entre amigos’ que desarrolla el teléfono “es pionero y está teniendo un éxito importante” y las actividades de formación para padres, educadores e intermediación familiar.

Diego Maldonado, edil del Distrito Centro, recordó que el Instituto Municipal de la Vivienda subvencionó la rehabilitación y facilitó el local para la sede provisional en Lagunillas. Julio Andrade, el edil de Participación Ciudadana, citó la colaboración de su área con el teléfono para dar a conocer su servicio y ahora con la campaña publicitaria en los autobuses municipales y en las paradas de éstos.

José Luis Rivas, representante de Ikea, explicó que su empresa no dudó en ningún momento en dar apoyo a la nueva sede “aportando soluciones para el hogar con comodidad e inspiración para los voluntarios”.

Sobre las cinco de la tarde, acogemos en nuestra sede a los directivos y voluntarios de numerosas sedes del teléfono en toda España que van a estar hoy y mañana con nosotros. El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, recibirá a las 18.00 horas en la Alcaldía a la junta directiva de ASITES, la asociación del Teléfono de la Esperanza, y al Consejo Rector de las 24 sedes españolas.

lunes, 19 de octubre de 2009

El retorno a Villa Esperanza (y II)


El Teléfono de la Esperanza de Málaga se prepara para su gran acontecimiento de éste año 2009. ‘Villa Esperanza’, la casa en el que ha estado su sede desde 1976, ha sido rehabilitadadurante los dos últimos años y el próximo sábado 24 de octubre a las 11.30 de la mañana se inaugurará oficialmente. Antes el viernes a las 17.00, recibiremos en nuestra sede a los compañeros de toda España que vienen a estar con nosotros la tarde de ese día y el sábado.

Los trabajos han dado como resultado unas espaciosas, funcionales y cálidas estancias de 600 metros cuadrados en las que se distribuyen todos los servicios que presta la asociación. Todos ellos están distribuidos “para que cumplan los requisitos de gratuidad, anonimato y confidencialidad” recalca Juan Sánchez Porras, presidente del teléfono en Málaga. Atrás quedan los problemas de sobrecarga de la estructura, cimentación y humedad que presentaba el inmueble, situado en la calle Hurtado de Mendoza, junto al Camino Nuevo, una vía que conserva el sabor de hace un siglo en muchas de sus casas.

La casa es una construcción de estilo inglés victoriano de principios del siglo XX que cuenta con protección arquitectónica y está catalogada para el uso público y social en el PGOU vigente. Cuando uno entra en ella se encuentra con el área de acogida, que incluye información y los dos despachos de orientación en los que se atiende a las personas que piden ayuda durante las 24 horas de los 365 días del año. Esa misma planta baja incluye un airoso salón de actos con dos grandes mosaicos de vivos colores realizados por Sergio Ferrero, sacerdote y artista de la cerámica, que colabora con la ONG desde su fundación y fue su primer presidente en Málaga. Se completa la planta con la zona de administración, un patio con fuente y un servicio adaptado para minusválidos.

En la primera planta se encuentran los despachos para la atención profesional que utilizan los psicólogos, psiquiatras, orientadores familiares, abogados y el sacerdote colaborador. La zona cuenta con una terraza. La segunda planta dispone de tres salas, una grande y dos pequeñas, y nos va a permitir desarrollar de forma cómoda todos los cursos, talleres y grupos de desarrollo personal que el Teléfono de la Esperanza realiza a lo largo del año. Éste curso que se inicia, además, se impartirá un Curso Superior de Especialización en Intervención en Crisis que se desarrolla conjuntamente con la Universidad Pontificia de Comillas. Una formación de lujo para psicólogos, psiquiatras, educadores y trabajadores sociales y todo los trabajadores de los sectores sanitario y de emergencias que lo deseen. La parte alta cuenta con un espacio para los orientadores que tienen que trabajar en el turno de noche atendiendo a los ciudadanos que llaman en la soledad de las madrugadas.

La restauración íntegra del viejo inmueble ha sido realidad gracias a la apuesta decidida de Juan Sánchez Porras, que llevaba dándole vueltas en su cabeza siete u ocho años, y compartiendo su idea con el arquitecto José Luis Cerezo y con el propio Jesús Madrid, presidente de la ONG Teléfono de la Esperanza. Las ideas que Juan y José Luis crearon sirvieron luego para que el arquitecto Manolo Caro, las plasmara para su proyecto con la constructora Hexa. El importante esfuerzo económico de la rehabilitación no hubiera sido posible sin las aportaciones del Ayuntamiento de Málaga y Cajamadrid. La Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza (ASITES) contribuyó con su aportación y suscribió una hipoteca con Cajamar a la que agradecemos las facilidades dadas. Por su parte, la firma Ikea ha donado todo el moderno mobiliario y Viveros Guzmán las plantas para el exorno de la casa.



viernes, 16 de octubre de 2009

El retorno a Villa Esperanza (I)


Los voluntarios, colaboradores y usuarios del Teléfono de la Esperanza de Málaga estamos de enhorabuena. Después de dos años trabajando en la sede provisional, un local cedido por el Ayuntamiento de Málaga en la calle Lagunillas, volvemos a ‘Villa Esperanza’, la casa del teléfono desde 1976, que ha sido rehabilitada durante los dos últimos años.
Hoy quiero recordar los orígenes de esta construcción y las luchas y esfuerzos para que el proyecto saliera adelante. ‘Villa Esperanza’ es una vieja casona que regala un cierto aire romántico a la vista. Sus fachadas, ventanas y buhardillas expresan la sencilla elegancia del estilo inglés victoriano. Su interior alberga ecos de vidas pasadas, a veces, entre la literatura y la realidad.
La casa fue edificada en 1930 por María Lafuente de la Cuadra, una profesora de solfeo y piano que impartía clases en el Conservatorio, a domicilio y en la propia vivienda. En la fiesta de inauguración se repartieron 100 'pucheritos', unos recipientes de cerámica con caldo de puchero. Por allí pasaron muchos de los actores y músicos que venían a actuar a Málaga y después asistían a las veladas en la que hoy es ‘Villa Esperanza’. Posteriormente, la señora permitió que en la parte de arriba un médico construyera su vivienda. Los datos los recogió el periodista Juan José Palop en el número de marzo de 2001 de su revista 'El Compás'
Los pioneros del Teléfono de la Esperanza en Málaga compraron la parte de arriba del chalet al médico en 1976, mientras dos mujeres, sobrinas de la profesora de música que había fallecido, permanecieron en la planta baja con un hermano que sufría problemas mentales. Durante años la casa albergó los dos usos, en la zona superior la escucha, atención telefónica y las actividades de formación y ayuda del teléfono y en la baja la vida familiar de las dos señoras.
El fallecimiento de las dos mujeres en 1990 marcó un punto de inflexión y a principios de la década actual, Juan Sánchez Porras, el presidente de la entidad, se planteó adquirir la vivienda. El inmueble ya presentaba graves problemas de sobrecarga en la estructura, cimentación y humedad mientras la maleza crecía en el jardín exterior. Los vecinos del barrio le llamaban 'la casa del gato' por un felino de escayola que hay en el tejado. Otro animal protagonizó años más tarde, durante las obras, una curiosa anécdota. Se trata de un mono, cuyo esqueleto apareció enterrado en el jardín. Se presume que había escapado de una de las jaulas del conocido 'jardín de los monos' en la Plaza de la Victoria. La idea de comprar y rehabilitar tomó cuerpo y Juan compartió en aquellos años su visión de futuro con el arquitecto José Luis Cerezo, que apoyó el proyecto desinteresadamente. Finalmente el empeño del presidente y el apoyo de los voluntarios de la asociación dieron su fruto. La compra a las herederas de las ancianas fallecidas de la planta baja se logró cerrar con un expediente de expropiación del inmueble ya abierto. El Ayuntamiento aceptó la rehabilitación del caserón antes de que avanzara su deterioro y lo catalogó en el PGOU como vivienda protegida arquitectónicamente. Además, su uso deberá ser siempre público y social para evitar así la especulación algo que ya hizo daño con la conversión del espacioso jardín en un bloque de pisos. 'Villa Esperanza' es hoy una sede de lujo para una asociación sin ánimo de lucro. En la próxima entrada a éste blog, contaré cómo son las instalaciones en la que ya se trabaja y los valiosos apoyos que hemos recibido de entidades e instituciones para que aquella casa al borde de la ruina reúna un servicio de escucha, orientación y ayuda con toda la profesionalidad que se requiere hoy día.


sábado, 10 de octubre de 2009

Salud mental al alcance de todos




Hoy es un día especial, marcado en verde en el almanaque anual de la solidaridad internacional. La WHMF, la federación mundial de la salud mental, celebra el Día Mundial de la Salud Mental con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Éste año el lema elegido para sensibilizar a la población es ‘Salud mental al alcance de todos’. Se trata de promover la calidad de vida y el respeto a los derechos de nada menos que 450 millones de personas en todo el mundo. Los estudios demuestran que los enfermos mentales con tratamiento se recuperan de sus patologías y se integran en la sociedad. Sin embargo, menos de la mitad tienen acceso a esos tratamientos. Las enfermedades son las mismas en todas partes, de hecho la depresión es la primera causa de discapacidad a nivel mundial, pero los recursos no. Así, la OMS nos alerta de que en los países catalogados como ‘con ingresos bajos’ hay 0,05 psiquiatras y 0,16 enfermeras psiquiátricas cada 100.000 habitantes y en los países con ingresos altos esa presencia de profesionales se multiplica por 200.
Otro dato difundido por la OMS es para que nos duela en nuestras conciencias de ciudadanos de ‘países del bienestar’: en los estados con ingresos bajos y medios sólo hay un psiquiatra infantil para una franja de entre 1 y 4 millones de personas. Y eso que en cualquier rincón del globo casi la mitad de los trastornos mentales surgen antes de los 14 años.
Un amplio equipo de profesionales del Teléfono de la Esperanza trabaja desde su fundación por intervenir en los problemas psicológicos y psiquiátricos de las personas. Aquí en Málaga, las cifras de atención no ofrecen dudas sobre el peso de esas dolencias en el total de las atenciones. Entre el 1 de enero y el 8 de septiembre de éste año, se recibieron 3.902 llamadas y 1.712 fueron para pedir orientación psicológica y psiquiátrica, seguidos muy de lejos por casos de conflictos familiares (681) y asistencias sociales (105).
Juan Manuel Martín es psicólogo y lleva nueve años colaborando como orientador con nuestra asociación. Los trastornos creados por la ansiedad y la depresión copan la mayoría de las casi 50 consultas que atiende cada mes el equipo de profesionales. “Muchas personas van al teléfono aunque tengan ya cita en la Seguridad Social porque falta mucho tiempo para esa cita y no esperan”, explica. ¿Qué origina tantos problemas?. Este orientador explica que las situaciones habituales son “las tensiones entre parejas al borde de la ruptura que buscan una última oportunidad, las rupturas y los problemas de los padres con la rebeldía de los hijos adolescentes, pero en estos casos vienen los padres sólos porque los niños no quieren venir”. Otra apartado destacado es el de las personas que sufren de distimia o depresión leve cronificada. Éstas acuden a éste servicio de forma intermitente.
El Día Mundial de la Salud Mental nos recuerda que ese último grupo de personas podría recibir una atención de calidad en los centros públicos de atención primaria. Es una de las reivindicaciones de ésta jornada, que los centros tengan más recursos materiales y humanos para la asistencia a los enfermos. También se beneficiarían de ello los enfermos mentales esquizofrénicos y sus familias. Juan Manuel Martín revela que, entre las personas que solicitan ayuda, "tenemos varios llamantes habituales de Málaga con problemas de esquizofrenia. Llaman cuando tienen una crisis para pedir ayuda y es cuando sus familias lo pasan peor". Martín recuerda que las principales carencias de la red pública son que "hay pocos sitios dónde puedan ir éstos enfermos y en los centros de atención primaria hacen falta más profesionales de la Psicología y no tanta medicación. Muchas veces cuando acuden a nosotros están medicados y poco más".
Aunque en España hace tiempo que la salud mental llegó a la atención primaria, el testimonio de los profesionales y familiares de enfermos, obligados a recurrir a consultas privadas, desmiente cualquier tentación de presumir de grandes éxitos. Queda mucho por hacer para cumplir otros objetivos de la OMS como son superar la escasez de profesionales y la falta de iniciativa real y decidida de los responsables públicos para que la atención en los centros de salud sea eficaz, de calidad y con respuestas para los enfermos agudos y sus familiares. Precisamente, para reivindicar una salud mental al alcance de todos, FEAFES, que es la federación de familiares de enfermos celebra en Sevilla su marcha bajo el lema 'Salud Mental para todos'.

viernes, 2 de octubre de 2009

Otra forma de dirigir equipos humanos




Los suplementos económicos de los diarios reciben el apodo de salmones en el argot periodístico. Su color los define y cuando uno se adentra en ellos, se acaba la metáfora y el colorido. Facturación de empresas y bancos, exportaciones, cifras de desempleo y cotizaciones de la bolsa pueblan sus páginas. Una tribu de expertos, consultores y gurús exponen sus tesis sobre como obtener más rentabilidad en los negocios o qué deberían hacer los atribulados gobiernos para sacarnos de la crisis. Poco sitio para la fibra emocional, pero también hay espacio para ella. De vez en cuando.
Hace un par de domingos ojeaba las páginas salmón de 'El País' y me detuve en un titular: "No queremos esclavos, sino gente responsable". Lo decía Patricia Mir, una chica de sonrisa generosa, directora de Personas en Intercom, un grupo de 40 negocios en la red que da trabajo a 650 personas. Intercom ha sustituido el letrero de Recursos Humanos por el de Personas y Valores en su departamento de gestión de las plantillas y trabaja en darle la vuelta a su estructura organizativa. El cambio de rumbo lleva a ésta flota empresarial a un organigrama con menos jefes y más horizontalidad. Menos control y más responsabilidad personal. Y por esa vía, que a algunos les sonará a música celestial, esta directiva nos habla de que "si tratas a las personas como recursos acaban haciendo solamente aquello por lo que las has contratado". La ecuación es impecable. Por eso en Intercom están convencidos de que "un modelo de gestión basado en el control es improductivo e insostenible".
La forma de ejercer el mando, el poder, algo que es clave en cualquier organización, plantea cambios con esta forma de entender la empresa. El nuevo paradigma implica que la persona que ejerce poder "debe hacer un viaje interior para conocerse, pero todavía les da miedo", revela Patricia Mir. Si el directivo se conoce saber generar su motivación, su propia felicidad y la de los que le rodean. Esto que parece tan evidente choca con la realidad de unas relaciones interpersonales conflictivas. Cuántas veces una empresa, organismo público u organización se ve atascada en su funcionamiento por las luchas por ganar o no perder el poder de mandar. No digamos en el seno de los partidos políticos, el hábitat natural de auténticos especialistas en estar siempre arriba y hacer el vacío al que tenga ideas propias.
Lo de Intercom y algunas empresas más es todo un cambio de paradigma. El concepto lo desarrolla el epistemólogo estadounidense Thomas Kuhn en 'La estructura de las revoluciones científicas' para demostrar que en todos los descubrimientos significativos se rompió con los vienos modos.
Patricia Mir cuenta que en su grupo la responsabilidad personal se traduce en autonomía y flexibilidad de horarios. Además, emplea conceptos como conocimiento de sí mismo, búsqueda de la felicidad y madurez emocional. Todos ellos muy afines a nuestro Teléfono de la Esperanza. Me recuerda al perfil de nuestros orientadores y está claro que la Salud Emocional, así con mayúsculas, que aquí se promueve tiene aplicación práctica en el mundo de la empresa.
Por cierto, en Málaga, el próximo curso de Conocimiento de sí Mismo tendrá lugar entre el 5 y el 8 de noviembre en la Casa Diócesana de Espiritualidad. Conocerse para ser felices y funcionar mejor en la vida. También en el mundo económico.